Publicado en Laura Zita, Letra fría

El fin del mundo por Laura Zita

Patrioterías

El fin del mundo

Por: Laura Zita

En solo 3 días se supone que se acaba el mundo. La gente hace compras desesperadas, lo cual no es muy inteligente porque si se acaba el mundo no vas a usar todo lo que compraste, pero bueno… digamos que es verdad que en tan solo 3 días se acaba el mundo.

fin_del_mundo

¿Qué harías tú si solo tuvieras 3 días de vida?

Todos los días estamos corriendo y buscando el dinero para pagar nuestros múltiples compromisos, dejamos las visitas sociales para después, no vemos a la familia y después de mil horas de trabajo estamos tan cansados que solo queremos dormir o evadirnos. Algunos miramos la televisión hasta caer dormidos y así pasamos las semanas pensando que algún día tendremos tiempo para hacer lo que nos gusta. Cuando haya vacaciones, cuando tengamos dinero, cuando el trabajo esté menos pesado y un sin fin de pretextos para no vivir.

Hace muchos años, mucho antes de ir a “Siempre nublado” me cansé de trabajar para otros y ganar poco. Me cansé también de dejar todo para después y ver que ese después nunca llegaba. Odio de verdad gastar todo mi dinero en pagar servicios: la electricidad, el agua, el teléfono, el internet, etc. Odio que todo sea cada día más caro y hay que trabajar más para pagar lo mismo.

Así, en un acto de rebeldía, decidí ser mi propio patrón. Uno bueno y comprensivo que me deja ir a los eventos de mi hija, que me da permiso de quedarme a trabajar en casa cuando mi nena se siente mal, que no le importa que trabaje después de la hora de acostar a las niñas mientras entregue el trabajo a tiempo, que no me pide que caliente el asiento de una oficina solo para saber que estoy ahí y confía en que todo estará a tiempo aun cuando no me pueda ver. Descubrí que soy una buena jefa de mí misma y empecé a hacer proyectos por mi cuenta, confiando en mi disciplina y mi capacidad de organización.

Yo entiendo que a mucha gente le da más seguridad trabajar para una empresa, sin embargo cada día hay menos trabajos y más desempleados. Los sueldos son más bajos y requieres de mayores credenciales, estudios y experiencia, así como los horarios son más largos e inflexibles. ¿Cuándo te queda tiempo para dedicártelo a ti mismo?

KEBABEn Francia, me quedé muy sorprendida de ver que la gente no se mata trabajando. Los sueldo son mucho más decentes y los horarios de trabajo son totalmente humanos. Para los franceses, el concepto de autoempleo es casi nulo y la gente también sigue confiando en las instituciones y buscan un empleo para toda la vida. Allá todavía existen esos empleos que te garantizan una jubilación y que te dan la sensación de seguridad. Sin embargo, no todos piensan así y los inmigrantes en Francia aun cuando también están buscando una seguridad financiera y laboral apuestan más por el trabajo independiente. Los árabes, los africanos y los asiáticos abren negocios propios, tales como: restaurantes, boutiques, tiendas de decoración, entre otros, explotando así sus raíces étnicas y sirviendo a un nuevo mercado: los mismos inmigrantes.

Solo nos quedan 3 días de vida y te pregunto si los vas a pasar en la oficina o vas a correr a vivir esos tres días en compañía de tus seres queridos o tal vez haciendo algo que siempre soñaste y que no te has atrevido.

Este “fin del mundo” espero que sea el gran inicio de una nueva era, en donde podamos tomar un poco del tiempo de vida para darnos gusto, para disfrutar más de la gente y menos de las posesiones materiales. La televisión no abraza, el auto nuevo no da besitos y menos cuando lo tienes que pagar en millones de mensualidades.

¿Y si de verdad el mundo se acaba en 3 días, cuál es tu plan?

Yo comeré todo lo que me gusta, llamaré a mis amigos , visitaré a mi hermana, abrazaré fuerte a mis hijas y les diré muchas veces que las amo. Me gustaría tener mil cosas y ver a mucha gente que no está aquí, pero no me voy a amargar pensando en lo que no puedo hacer o tener, mejor disfrutaré de cada hora de este “fin de mundo” con la emoción de comenzar el nuevo ciclo llena de amor y energía para enfrentar lo que viene.

Publicado en Cultura y arte, Música

¡¡Feliz cumpleaños al rey del Mambo, Pérez Prado!!

fuente: American Sabor

Para muchos, Dámaso Pérez Prado personificó el mambo en los años 1950. Atrajo la atención como pianista  y arreglista de la orquesta más famosa de Cuba, La Sonora Matancera, y trabajó con una variedad de orquestas de casino en La Habana en los años de 1940.

Su carrera internacional comenzó a tener éxito cuando se mudó de Cuba a la Ciudad de México en 1948. Allí grabó para el sello disquero RCA con una gran orquesta que le dio un sonido dramático al mambo con tempos rápidos, compases de saxofón y trompeta que se entrelazan, y pausas excitantes acentuadas por el característico rugido de Pérez Prado, “¡huh!”.

Con mínimas letras y enérgicas notas de trompa y ritmos, los mambos de Peréz Prado atrajeron el interés de bailadores internacionalmente.  En 1950 su grabación “Qué Rico el Mambo”, reinterpretada por  Sonny Burke como “Mambo Jambo”, fue un gran éxito en los EE.UU.  El año sigiuente, organizó una gira por los EE.UU. durante la cual interpretó para audiencias a teatro lleno, mejorando su récord de ventas. Sus canciones de gran éxito incluyen “Mambo No. 5”, “Mambo No. 8” y “Cherry Pink and Apple Blossom White,” un cha cha chá que alcanzó el primer lugar en las listas en EE.UU. y Europa en 1955.

Aquí les dejo una lista de reproducción de algunos de los mayores éxitos de Pérez Prado.

Dale click a la imagen para leer la nota original

Publicado en Laura Zita, Letra fría

Llueve sobre mojado por Laura Zita

Patrioterías

Lluve sobre mojado

Por: Laura Zita

Hoy, como todos los días, me encuentro una sorpresa nueva con la que hay que lidiar. Las horribles personas que rentaron mi casa mientras yo estaba viviendo en “Siempre nublado” aun cuando me cobraron por impermeabilizar, no lo hicieron. Llovió toda la noche y tengo una alberca en mi recámara. Parece que nunca me voy a poder mudar. ¿Será una señal del cielo? ¿Será la prueba inequívoca de que si te puede llover sobre mojado?

goteras2

Como es muy temprano para quejarse y no sé de albañilería ni me voy a poder montar en el techo para arreglarlo. Tendré que apechugar. Toda esta experiencia México – Francia ha servido para fortalecer mi paciencia y ayudarme a descubrir que mi vida había sido de verdad fácil y bonita. Nunca pensé que tomar la decisión de seguir el amor al otro lado del océano me iba a causar tanta pena. Todo sirve para algo, de todo se aprende un poco y seguramente hay gente que está mucho peor que yo.

Cada mañana sigue siendo muy dura, pero tengo una pequeñita que me despierta diciéndome: ¡¡Mamá!! Desde que nació mi hija grande me he vuelto una adicta a esa palabra. Cada vez que escucho que mis hijas me dicen: mamá, siento que me salta la panza como cuando estás enamorada. Es una sensación tan fuerte, tan tierna y tan poderosa que hace que hoy me olvide de muchas de las cosas que están pasando por acá.

Hoy no me quiero quejar. Como dirían los franceses: C’est comme ça (Así es). Hoy es duro, pero no es imposible. Afortunadamente, aun cuando el techo de mi casa se cae, tengo a mi madre que nos ha cobijado la de ella. Y si lo pienso, es incluso mejor que no tenga muebles porque si no se estarían echando a perder en la casa mojada. Todo un cúmulo de malas de decisiones se materializa en lo que está sucediendo el día de hoy. Quise correr y dejar todo atrás y no me importó nada, solo quería vivir en otra realidad donde todos los días iba a despertar enamorada en medio de los brazos de mi amado. Creo que sucedió muy pocas veces. La mayoría del tiempo estuve sola y esperando que él regresara.

Me pregunto muchas veces que cambiaría de todo esto. Y bueno, pues hoy parece obvio pensar que nunca me hubiera desecho de mis cosas y hubiera dejado una red de seguridad en casa, en caso de…

Sin embargo, yo no soy así. No quise pensar que algo iba a salir mal, escuche como mi amor latía fuertemente en mi pecho y quise volar. Hoy tengo los pies de plomo y solo quiero que deje de llover para ir a arreglar ese techo y poder seguir mudando cosas y esperando que el año que viene resulte mucho mejor que éste.

La lluvia sigue cayendo mientras escribo y mi bebé sigue buscando con que jugar y haciendo esos ruiditos hermosos que me despiertan y me hacen tener sueños diferentes el día de hoy. Me gusta la lluvia a pesar de todo, es un día de regalo para estar en casa con mis niñas. Un día para no hacer nada, para pensar en nada y para cocinar algo rico.

lluviaenventanaYa se siente la Navidad tan cerca y con ella el aroma de la ciudad mojada. Hoy no se escucha a los vendedores ambulantes y los coches pasan lentamente. La lluvia tiene ese efecto maravilloso de parar todo un poco, de refrescar la tierra y hacer que la naturaleza nos recuerde que esta tierra era de ella antes de que nosotros llegáramos.

Hoy seguramente, veremos algunas películas porque con todo lo que pasó la semana pasada da hasta miedo prender la televisión (vicio que se me curo en Francia, donde la televisión es igual de mala que la nuestra, pero en francés). Entre el teletón, la muerte de Jenni Rivera y los millones de condolencias y muestras de amor para la cantante, esto va a ser nuevamente un circo mediático que ensombrezca los arrestos arbitrarios e injustos que se cometieron durante la toma de protesta del presidente de México. La gente quiere circo, porque hoy no hay pan. Porque el pan cada día está más caro, porque quejarse se paga con la cárcel, porque el servilismo se ve hasta en el box y las noticias más importantes serán sobre  el traje nuevo del rey. Nuestro México es como una gran partida de lotería, donde la Diva murió, el Catrin va a comenzar su mandato presidencial y nosotros la plebe perseguiremos, como siempre, la chuleta que hoy se puede pagar hasta en 70 mensualidades congeladas gracias al Buen Fin.

Publicado en Laura Zita, Letra fría

El Torbellino por Laura Zita

Patrioterías

El Torbellino

Por: Laura Zita

Los malos hábitos son difíciles de combatir. Aun cuando ya estoy en México, me sigo sintiendo muy aislada de la gente. En “Siempre Nublado”, pasaba largos días sin hablar con nadie y estaba acostumbrada a que la mayoría de la gente no me entendiera. También me fui habituando a que todo lo tenía que resolver sola y que la mayoría de las trámites eran muy complicados y que no había nadie más que pudiera hacer nada por mi, más que yo misma.

alerta_roja1Hoy me cuesta mucho trabajo pedir ayuda y sobre todo tener la paciencia para esperarla y entender que la gente tiene sus ritmos. Extraño el sentirme confiada. Después de dos años de estar siempre a la defensiva o alerta como gallo, hoy no sé bien como relajarme.

En “Siempre Nublado”, todo el tiempo tenía la sensación de alerta. Había tantas, tantas cosas que de verdad no entendía que no podía bajar la guardia por miedo a cometer un error, perder una cita o hacer mal un trámite.

Cuando nos fuimos, yo estaba tan emocionada por emprender el viaje. Estaba tan enamorada, tan ilusionada por conocer otro mundo, por despertar cada mañana en los brazos de mi hombre y quería correr a una nueva vida que se veía mucho más divertida y emocionante. Los últimos 6 meses en Querétaro, estuvieron llenos de adrenalina. No tenía ni una sola duda, sentía que cada acción estaba predestinada, todo salía tan fácil y no dude ni un segundo en los pasos que iba dando. Vendí todo, renté mi casa y junto con mi hija adolescente tomé el avión que nos llevaba a una nueva realidad.

No pensé mucho, solo quería volar. Conocer otra vida, amar profunda y locamente. Estaba cansada de ver lo mismo y sentir lo mismo. Pero sobretodo, moría por ver las mañanas en los ojos de mi amado. Me hacía falta en la piel, era tan difícil estar lejos de él, lo extrañaba tanto desde hacía tanto tiempo.

Ahora de regreso, me hace falta ese impulso para empezar de nuevo. Sigo sintiéndome ajena, arrancada y sigo extrañando a mi hombre y su deliciosa piel.

Todos los días busco un motivo para estar contenta acá, las mañanas comienzan duras, pero afortunadamente el día se pone mejor y termino cansadísima por las noches y no hay mucho tiempo para estar triste o para echar una lagrimita.

Me da un poco de emoción estar arreglando mi casa, la nueva escuela de mi hija mayor y la bebé que está creciendo rápidamente. La casa poco a poco está tomando forma. Todavía recuerdo como estaba antes y ahorita me da un poco de desconsuelo haberla encontrado tan descuidada. Las personas que la rentaron le quitaron todo, se robaron todo lo que pudieron y maltrataron el piso, le hicieron hoyos y no es la misma casa que yo dejé. Para mi fortuna o su desgracia, no lo sé aún, estas horribles personas se mudaron a solo dos casas de la mía…

Diario me consuelo al ver que mis niñas están tranquilas y seguras. Diario me digo que esto es una etapa más y que todo va a salir bien. Diario me entretengo viendo muebles y cosas lindas para la casa. No quiero dejarme caer, ni sentir que de verdad “nuestra historia” ya se terminó. Quiero pensar que solo es un bache, una transición y que todo va a mejorar. No sé si es verdad, pero eso me permite continuar el día y esperar a que llegue la noche sin haber derramado ni una sola lágrima.

m4-navidadTambién me ilusiona la Navidad. Ésta será la primera de la bebé. En México, vivimos la Navidad llena de colores, olores y brillos por todas partes. Ayer que estuvimos en el centro de Querétaro, las niñas no dejaban de ver todo. Había decoraciones por todas partes, elotes, fruta picada, pan dulce, churros con azúcar, algodones de azúcar, fuegos artificiales, gente que reía por las calles y todo eso que se extraña cuando uno está afuera.

Estoy en un torbellino de emociones. Unos minutos triste, otros contenta, otros tanto extrañando allá, otro extrañando mi vida de antes, otros disfrutando a mi familia, otros tantos ilusionándome y otros más desilusionándome, otros viviendo el día a día como se va acomodando y siempre rezando fuertemente porque todo se acomode.