Ser padre en Suecia por Jairo Hurtado

Esta historia fue publicada originalmente en el blog Viviendo Estocolmo

Hoy voy a hablar específicamente de un aspecto que nunca había visto antes en ningún país. El rol de los padres en Suecia. A diferencia de Latinoamérica, la igualdad de género es evidente, comenzando con las leyes que promueven la paridad de hombres y mujeres.

En Suecia es bastante normal ver en la calle dos amigos caminando y hablando mientras ruedan sus coches. Esto no es nada extraño.  Suecia es un país conocido por sus políticas progresistas, entre las cuales se incluye no solo la licencia de maternidad (la cual es la más extensa en el mundo, con una duración de 18 meses, con la mitad de este tiempo pago en caso de tener trabajo) sino también la licencia de paternidad, la cual tiene una duración de 6 meses con salario pago al 80%. Estos 2 años tambien pueden ser divididos en partes iguales, tomando cada uno 1 año de “crianza paterna presencial” para él bebe.

Hoy en día, los hombres en Suecia toman casi un cuarto de todo el permiso parental – una cifra que el gobierno espera mejorar. Este ofrece un bono de igualdad de género (jämställdhetsbonus), un pago diario adicional, si los 270 días del permiso parental remunerado al que se tiene derecho se dividen en partes iguales entre la madre y el padre.

image
si quieres leer mas historias como ésta dale click a la imagen

Aunque esto no siempre fue así. Hasta hace muy poco en Suecia se daban los mismos problemas de igualdad de género que tenemos actualmente en Colombia. Los hombres y las mujeres se limitaban a los roles típicos a la hora de trabajar y de criar a los niños. Aunque el país ofrecía más de un año de baja parental, las madres eran por tradición las únicas que se quedaban en casa con el bebé. Pero al crearse nuevas leyes que incentivaran a llevar el rol del padre a la crianza, mientras la madre trabajaba, cerro más la brecha de la igualdad de género tanto salarial como culturalmente.

La educación escolar es gratuita en Suecia, salvo para los centros preescolares y los de educación superior, (que son financiados en parte por el gobierno). Los niños a partir del año y aún sin saber caminar, van a lo que antes se llamaba “dagis” (jardín de infancia) y ahora se llama “förskola” (preescolar)

Aun asi, el costo es bastante modico. No hay empleadas domésticas y las niñeras con costosas, y la razón no es sólo su alto costo sino porque existe la idea de que nadie debe servir a nadie, y que para eso está el Estado. El sistema se lleva buena parte del sueldo, un 60%, pero la educación y la salud son gratis para todos.

image
si quieres leer mas historias como esta dale click a la imagen

Es bastante interesante ver como los espacios de entretenimiento infantil abundan en Estocolmo, así como los corredores peatonales en las riveras de los canales y los espacios públicos en general. En todos estos, se puede ver igual número de padres como de madres paseando a sus hijos.

En estos primeros meses esto es lo que he podido notar a simple vista, pues la verdad, es algo evidente en la vida diaria de Suecia que ante los ojos de un extranjero, puede parecer algo de otro mundo. De uno progresista.

La educación escolar es gratuita en Suecia, salvo para los centros preescolares y los de educación superior, (que son financiados en parte por el gobierno). Los niños a partir del año y aún sin saber caminar, van a lo que antes se llamaba “dagis” (jardín de infancia) y ahora se llama “förskola” (preescolar)

18 regalos excelentes para niñ@s, ¡qué no son juguetes!

Publicado en The Huffington Post

Por Rachel Jones

Todos los que tenemos niños también tenemos cientos de juguetes desperdigados por la casa. E independientemente de lo estrictos que seáis con estas cosas, parece ser una lucha constante. Sobre todo cuando llegan fechas especiales y nos gusta, tanto a padres como a abuelos, hacer regalos a los niños.

¡Los regalos son buenos!

Pero los excesos nunca lo son.

Para combatirlo, recomiendo pasar a hacer regalos que no sean juguetes.

18 regalos para niños que no son juguetes

1. Clases. De música, de baile, de montar a caballo, de dibujo… Las clases son una forma genial para estimular el interés de los niños y hacerles saber que prestas atención a sus cosas.

IMG_2723.JPG
Dale click a la imagen para leer un artículo sobre actividades extraescolares de acuerdo a la edad de cada niñ@.

2. Tarjetas de socio. Del zoo, del museo… ¡Es un regalo familiar perfecto! Muchas familias jóvenes hacen pequeñas excursiones de este tipo cada semana, pero su precio es bastante considerable, así que las tarjetas de socio anuales pueden ser muy útiles.

IMG_2725.JPG

3. Suscripciones. A los niños les encanta recibir cartas en el buzón. ¿Por qué no animarles a la lectura suscribiéndoles a una revista de algún tema que les interese?

IMG_2727.PNG

4. Espectáculos. Las entradas para ir al cine, a una obra, a un concierto o a un evento deportivo son geniales. Y el hecho de tener que esperar para ir a verlo resulta aún más divertido para los niños.

5. Actividades. Minigolf, bolos o pista de patinaje. ¡Les encanta! Y además, se divierte toda la familia. A los niños les gusta pasar tiempo con los adultos; les gusta ver que disfrutáis estando con ellos.

6. Recetas e ingredientes. A los niños les encanta cocinar con papá y mamá. Preparar algo especial o ayudar a hacer la cena es un momento ideal para pasar tiempo juntos y para que aprendan nuevas habilidades. Puedes imprimir la receta, comprar los ingredientes y planear una fecha para cocinar juntos.

IMG_2728.JPG

7. Día de manualidades. A nuestra hija le encantan. Y a mí también. Disfruto mucho de ese lado creativo, pero apenas saco tiempo para hacerlo juntas. Esos días de manualidades lo son todo para nuestra original niña. Pon en una cesta los materiales y compra un libro que sirva de inspiración.

8. Materiales de plástica y manualidades. Si la caja de manualidades anda escasa, haz acopio de lo que necesites. Y añade algo divertido que los niños no hayan utilizado nunca. Un regalo así estimula la imaginación y, en cuanto se lo des, querrán ponerse manos a la obra.

9. Cupones. Un sobre con vales que pueden gastar en cualquier momento. Por ejemplo: Te ayudo con la tarea; Noche de peli y palomitas (tú eliges la película); juego de cartas o baloncesto (según los gustos del niño); leer un libro juntos; Ir a la cama media hora más tarde.

IMG_2730.JPG

10. Tarjeta de regalo en un restaurante. Cena, helado, batido, dulce… Lo que más les guste. Les das la libertad de invitar a quien quieran: puede ser mamá o papá, o un abuelo, un tío o incluso un profesor.

11. Disfraces. Tiene que ser algo limitado, pero dos disfraces y un par de telas de colores pueden traer horas y horas de diversión.

12. Libros. Solemos coger un montón de la biblioteca, pero hay algunos que no se encuentran ahí o que no nos da tiempo a leer en el plazo dado.

13. Ropa. Si no tienen demasiada, disfrutan cuando se la regalas. Trata de comprar algo que encaje con su estilo. Esto es, ropa del oeste, de superhéroes, disfraces, etc.

14. Snacks. Si es comilón, le encantará. Algún dulce casero o unas chucherías siempre funcionan bien.

15. Materiales de excursión. Si os gusta pasar tiempo al aire libre, podéis comprar a vuestros hijos su propia caña de pescar, por ejemplo, o herramientas de jardinería. Es algo que siempre podrás guardar en la estantería del garaje, por si acaso.

16. Expresar el tiempo. Muchos niños de hoy en día no saben leer la hora en analógico o les cuesta mucho pensarla, así que buscan un reloj digital. Pero si les compras uno tradicional, querrán descifrarlo y aprenderán antes. Además, les hará mucha ilusión.

IMG_2733.JPG

17. Juegos y puzles. Los juegos y los puzles son perfectos cuando los niños tienen que pasar tiempo dentro de casa. Está bien que tengan algún momento tranquilo durante el día. Sentarse a hacer un puzle contribuye al desarrollo del cerebro y de la capacidad de resolución de problemas. Hay juegos muy educativos. Mis hijos cuentan que aprobaron Geografía gracias a que jugábamos al Risk cuando eran pequeños. El Monopoly, por ejemplo, está muy bien para ejercitar y reforzar las destrezas matemáticas. Los juegos de memoria funcionan genial con los más pequeños.

18. Calendario. A muchos niños les gusta saber qué ocurre, qué día es, cuántos días quedan para algo. Estos niños son los que quieren saber cuál es el plan del día, en qué orden van a suceder las cosas, a qué hora van a llegar los amigos, etc. Luchan contra la improvisación y puede resultar frustrante si eres un padre espontáneo. Pero, ¡es un motivo de celebración! Estos niños tienen muchos puntos fuertes y hacen que todo sea más eficiente. Apúntate a su horario interno y cómprales un calendario. Ahí pueden anotar sus clases, citas, partidos, etc. Si te preguntan algo, diles que miren el calendario para que se acostumbren a llevar el control de su propia agenda. Incluso puedes apuntar “días espontáneos” para que sepan que ese día ocurrirá algo diferente. Creedme, les ayudará a disfrutar de las salidas inesperadas.