Publicado en Cultura y arte, Curiosidades, Moda, Salud, moda y belleza

¿Cómo nacieron los jeans?

La historia de los jeans se remonta al siglo XIX en el año 1853, época de la fiebre del oro en las minas de la zona oeste de los EE.UU.

Su creación es producto del ingenio de un vendedor de origen bávaro que con 23 años descubrió que la fortuna estaba allí para quien la busque. Se encontraba vendiendo, en las zonas mineras de los Estados Unidos, telas recias para la confección de carpas y toldos para las carretas.

Las ventas del material eran muy escasas así que analizo el mercado que tenía y decidió que lo que realmente necesitaban aquellos hombres eran pantalones lo suficientemente fuertes como para aguantar los rigores de aquel trabajo extremo. Y es así que nacen los primeros jeans.

El nombre, Jean, viene de la palabra Génova, y es que de allí era traída la tela, una dura y resistente loneta de color marrón con la que se confeccionaron los primeros pantalones.

Los primeros modelos, sencillos, amplios, con tirantes y color café, inspiraron a Lévi Strauss y a Jacob Davis para que registraran como marca los primeros blue jeans que, desde entonces y fabricados ya no con tela de carpa sino con tejidos de algodón resistentes al uso y el abuso, entraron a formar parte de las costumbres de los norteamericanos.

La nueva tela que sustituyó la loneta fue un tejido de sarga en algodón, que le había sorprendido por la calidad de su teñido llamada Sarga de Nimes; ha sido la tela más consumida de la historia y hoy se la conoce como Denim. Sólo faltaba un detalle y este le fue aconsejado por un sastre de Carson City: remaches en los puntos de tensión. Con esto nació el Jean que conocemos hoy día.

El Jean deja las granjas y minas cuando comienza la II Guerra Mundial. El Plan Marshall llevaba en su carga para las bases militares una cesta básica de víveres y blue jeans. Salieron del campo para quedarse por siempre.

Para los años sesenta y setenta la prenda se convierte en un arma más del proceso de igualdad. Lo usan los negros, los pobres, los ricos, los hippies, hombres y mujeres por igual. La moda unisex llegó y los chicos se dejaron crecer el cabello y las chicas perdían las formas con una extremada delgadez además de cubrir sus cuerpos con anchas franelas y sudaderas.

Fue en la década de los 80 cuando entraron por la puerta grande de la moda y se empezó a ver cambios en diseños y texturas. Las grandes fábricas introdujeron técnicas de lavado con químicos, y empezaron a fabricarlos con aplicaciones doradas, para acomodarlos a las nuevas tendencias.

Para finales de la década de los ochenta fueron cayendo uno a uno los muros que separaban a los tejanos de los talleres de los mejores diseñadores del mundo. Las grandes casas de moda dedican ahora tiempo y espacio al Jean. Entran en competencia en el mercado Versace, Armani y más aunque su target es otro que el de los grandes fabricantes que se sitúan en este orden: Levi’s, Lee, Wrangler y Lois.

Otros datos interesantes:

El clásico jean 501 de Levi´s debe su nombre al número de lote de fabricación que se le asignó al momento de su fabricación.

En la década de los 50 los jeans se convirtieron en la prenda de vestir de los “chicos malos de Hollywood”, representados por Marlon Brando y James Dean.

Los jeans prelavados los creó Jack Spence para la empresa Lee.

El blue jean es la única prenda de vestir que ha unido a seis generaciones

En los años 50, Marlon Brando y James Dean reivindican el espíritu de una generación que está naciendo y a través del jean guían los rebeldes con causa.

Al final de los años 60, el movimiento hippie que representó la gran revolución juvenil, permitió mirar el mundo con otros ojos: botamangas acampanadas e inspiraciones étnicas hablaban de una visión del mundo más ecológica y romántica.

A finales de los años 70 e inicios de los 80, sobre todo por la necesidad de comodidad y de facilitar el movimiento en el baile y el deporte, las botamangas se ajustan y se ciñen las piernas. También para los más contestatarios, punks y rockeros, las botamangas se ajustan, y la música New Wave impone estéticas más vanguardistas. Aparecen los baggies, amplios en la cadera.

La última gran revolución se dio en la década del 80 con la aparición del break dance y el hip hop. En los años 90 se masifican gracias a fenómenos deportivos como los patines y las patinetas, y aumentan las dimensiones de la prenda, se agigantan las proporciones.

El Jean ha sobrevivido a los cambios de clima, de contexto social, de creencias culturales, y se ha convertido en uno de los pocos testigos de la historia que existen hoy en día.

fuente: Taringa!

Publicado en Curiosidades, Los mejores blogs, Moda, Turismo

¡Verano a la italiana!

por Magaly Padilla / Reporteras de guardia

Vacaciones de verano. En México, para los simples mortales como yo, esto no significa mucho, sobre todo si no eres estudiante.

Los más afortunados tendrán un par de semanas para descansar y otros podrán disfrutar de  un corto pero intenso fin de semana en Acapulquito.

Pero la mayor parte (padres de familia), sufren este periodo, pues significa que los niños estarán sin clases y que será necesario encontrarles alguna actividad buena bonita y barata, además de un “asilo político” con algún familiar que se apiade y los cuide en las tardes (benditos abuelos, ¿qué haríamos sin ellos?).

Pero en Italia el verano es totalmente diferente. Es como vivir una dimensión paralela. La gente comienza a hablar de ello desde… desde que termina… ¡y ya se espera con ansias que llegue el próximo!

Las mujeres se ponen a dieta y  los hombres a hacer abdominales desde 6 meses antes. En las oficinas, el mercado, las cafeterías, por la calle, etc., no se habla de otra cosa que de las famosas vacaciones de verano. Tanto, que si uno (como simple mortal acostumbrado a un simple fin de semana en Oaxtepec) para junio no tiene aún un programa vacacional en puerta, le miran de una manera muy extraña… ¡hasta con pena!

Afortunadamente para mi, vivo muy cerquita de la playa. Puedo ir incluso caminando y pasar todo el día echada al sol cual lagartija. Desafortunadamente para mi, no soy del tipo playa-sol-arena-sudor-manchas en la cara.

Si, llámenme  anormal, apretada, desadaptada. Y no es que no me guste el mar, lo adoro, me encanta, pero sencillamente no me gusta sudar como enferma y estar pegajosa todo el día.

El problema es que viviendo en sociedad, a uno si le pueden esas miradas sospechosas que le siguen por todos lados cuando en verano la piel es cinco tonos más clara que la de una gallina con hepatitis, sobre todo si las calles se convierten en pasarelas donde todos son hermosos, bronceados y tonificados.

Es demasiado para una simple mujer de provincia, pues mi fuerza de voluntad no es tan fuerte. La presión social me obligó a ceder y decidí que  este verano nadie me haría el feo.

Me puse a dieta (pero solo 15 días antes; soy principiante), me compré un nuevo bikini, un bronceador sin protección solar (¡es broma, mamá!) y me preparé psicológicamente para un verano en el mar. Ahí la llevo, debo aceptar que una vez que te haces a la idea, la cosa no es tan terrible.

El ambiente que se vive en las playas es material para otro articulo, pues hay mucha tela de donde cortar pero les puedo comentar que por un lado están las familias, desde los bebés hasta los abuelitos, todos reunidos bajo una sombrilla y disfrutando de un día más en el mar. Yo juego a calcular cuántos días llevan ahí, por el nivel del bronceado o “chamuscado”, y si sonríen es más fácil adivinar, por el contraste.

Dale click a la imagen para continuar leyendo

Publicado en Bienestar, Manualidades, Moda, Salud, moda y belleza

7 claves para organizar tu armario

Camisas, jerséis, pantalones, trajes, zapatos…Todos tienen su sitio en el armario.

Se trata de distribuir el espacio y aprovecharlo al máximo. Te aconsejamos como ordenar un armario.

1- Acceso fácil

Lo primero es dividir las prendas según el uso que les des. Por ejemplo, puedes separarlas en tres grupos: ropa para el trabajo, prendas para ocasiones especiales y vestimenta que sueles utilizar en tu tiempo de ocio. Dedica una zona del armario para cada una de ellas, procurando que la más accesible contenga la ropa que más usas (generalmente serán las prendas para la oficina). Después, dentro de cada bloque, ordena la vestimenta por categorías: los pantalones juntos, las faldas en un mismo sitio… Así, tu armario estará siempre en orden y te facilitará mucho las cosas por las mañanas.

2- Complementos

Objetos pequeños, como cinturones y corbatas, suelen suponer un quebradero de cabeza a la hora de ubicarlos en el armario. Pero si quieres que no ocupen mucho espacio, utiliza una percha con colgadores. Se fabrican para colocar corbatas y cinturones, de forma que queden perfectamente expuestos para escoger sin desordenar. Además, en estas perchas ocupan menos espacio que en los cajones.

3- Pantalones

Procura colgarlos en perchas a no ser que se trate de vaqueros u otros pantalones de sport. Los que tengan pinzas o se arruguen mucho se mantendrán como nuevos si los sujetas por la parte inferior. Si además los agrupas por colores, te será mucho más sencillo localizar los que quieres rápidamente.

4-Camisas y trajes

Si puedes colgar las camisas en perchas individuales, estarán siempre impecables. Pero si el espacio del armario es reducido, aprovecha las que utilices para los pantalones. Si además procuras que estas prendas y los pantalones de la misma percha sean del mismo color, o que sus tonos combinen juntos, te ahorrarás tiempo buscando qué ponerte. En cuanto a los trajes, ponlos todos juntos en la misma parte del armario. Si conservas la percha en la que estaba colgado cuando lo compraste, mejor. Las hombreras pierden su forma en soportes inadecuados.

5-Zapatos

Encontrar sitio para ellos y no desorganizar todo cada vez que busques un par es complicado. Si tienes espacio, una solución es meterlos en cajas con el frontal de plástico transparente para que no tengas que abrir todas a diario. Puedes encontrarlas en tiendas para el hogar o fabricarlas tú misma.

Dale click a la imagen para leer el artículo completo

Publicado en Manualidades, Moda, Salud, moda y belleza

Flower Power: llena tu cabeza de flores

Cada vez son más las editoriales de moda que utilizan, como complementos para el pelo, tocados con muchíiiisimas flores, al más puro estilo Frida Kalho.

La moda de adornar nuestras lindas cabelleras con miles de flores no ha hecho más que empezar.

Los blogs de streetstyle y la sección de complementos de casi todas las tiendas se han hecho eco de esta tendencia con aires de los 70s.

Parece que todo comenzó a tomar fuerza cuando, el pasado febrero, dos “it girls”, chicas del momento, influencers, o como queramos llamarlas, llevaron estas vistosas coronas de flores al front row de la semana de la moda de Nueva York. Estamos hablando de la precoz bloguera  Tavi Gevinson, y de la actriz, modelo y cantante francesa, Josephine de la Baume.

Desde entonces, nos hemos encontrado con todo tipo de versiones de esta tendencia. Para gustos colores.; y de hecho, las hay para las más atrevidas y para las más discretas; looks para festivales, para una tarde campestre e incluso para chicos!

Dale click a la imagen para leer el artículo completo

Llena tu cabeza de flores haciendo tus propios diseños con los tutoriales que te muestro a continuación:

Flor japonesa de 5 pétalos

Flor japonesa con 6 pétalos

Flor con botón

Flor japonesa hueca