¿Qué es el senderismo?

Por Napoleón Santos

En este articulo daremos una pequeña introducción al Sendersimo. En los últimos años, el Sendersimo y los deportes de montaña o que se practican al aire libre en México se han puesto muy de moda. Sin embargo, existen todavía muchas dudas y pocas escuelas que nos puedan orientar o enseñar sobre este tipo de actividades.

Este artículo no intenta sustituir una instrucción profesional sobre el tema, o ser un manual para la práctica cotidiana del Sendersimo. Como lo mencionamos en el título es una pequeña introducción a la práctica del mismo.

Senderismo_botas

Durante la existencia del hombre mismo. éste ha caminado por desiertos, estepas, bosques y montañas por curiosidad, necesidad o diversión. Podríamos decir que el Sendersimo siempre ha existido en nuestra historia. Sin embargo en fechas más recientes se practica de forma recreativa con un cierto grado de conocimiento y profesionalismo (existen carreras de distancia en montaña).

El Sendersimo también conocido con el anglosajonismo de Trekking, se define como “Actividad deportiva o turística que consiste en recorrer a pie rutas o senderos por el campo o la montaña.” Esto es ir caminando de un punto a otro o en circuito (regresar al mismo punto) en un ambiente silvestre, ya sea controlado o no.

Algunas recomendaciones básicas para la práctica del mismos son:

– Conozca la ruta, lleve mapa, gps, algún compañero o grupo que conozca la zona ruta o camino. No se aventure sino tiene experiencia previa en este tipo de actividades.

– Empezar hidratado, y llevar por lo menos de 2 a 3 litros de agua dependiendo de la exigencia de la ruta, evitar el calor extremo poco hidratado por los golpes de calor.

38748385-equipo-para-la-excursi-n-en-un-fondo-de-madera-piso

– Equipo personal básico, mochila, bastones de caminata, ración de marcha, lámpara, navaja, impermeable, manta térmica, botiquín y celular apagado (solo prenderlo para hacer llamadas o buscar señal)

– Usar ropa adecuada, calzado para senderos (botas o tenis). La ropa puede variar por las cuestiones climáticas (frio o calor de la zona), usar gorra, bloqueador, traer lentes para evitar quemaduras de sol. Si la temperatura es muy baja, podemos enfrentar una hipotermia sino tenemos la ropa adecuada .

– Tome en cuentas las horas de sol. Éstas dependen del hemisferio, y meses del año, la luz de día puede ser un gran aliado.

-Recuerde cargar su basura y no dejar rastro de que visito la zona. Si encuentra algo de basura y usted puede cooperar a llevársela, otros senderistas le estarán agradecidos. No raye ni marque las zonas, la contaminación visual también es una forma de contaminación.

-Si se va a llevar algo de la zona que solo sean fotos. Uno no deja ni saca nada de la montaña, así como está es linda.

fo

-No moleste a los animales. El habitat es de ellos no de usted. Si tiene duda sáqueles la vuelta no los mate. Ellos no atacan al menos de que se sientan intimidados.

-Usted va en contra de los elementos ellos llevan más tiempo aquí y no les vas a ganar, esta es una actividad recreativa, no es para mostrarle nada a nadie, diviértase es lo más importante.

Se acerca el invierno, cuida tu piel

Factor de protección en verano, hidratación intensa y sombrilla, pero cuando llega el invierno ni te acuerdas de la delicada capa que cubre tu cuerpo. Se acerca el frío; rescata para tu piel la crema de la bolsa de la playa y ojo a las manos y a la cara; se llevan la peor parte. Si haces deporte al aire libre: cuidado extremo.

Mariola agujetas / EFE SALUD

Aunque no la luzcamos tanto en estas fechas nuestra piel pide a gritos un poco de atención. En invierno, la piel de las zonas expuestas de nuestro cuerpo sufre mucho, a veces tanto como en pleno mes de agosto. El frío también deshidrata.

Con más derechos que nadie, la cara y las manos, son las primeras de la lista en demandar nuestros cuidados. El frío y la sequedad se ceban con ellas pero caemos, frecuentemente, en el error de relajarnos ante la ausencia de sol.

La dermatóloga Bibiana Pérez García del madrileño Hospital Ramón y Cajal nos da las claves:

Crema con factor de protección 20. Nos ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas. “Una persona sin patologías ni alteraciones de la pigmentación, ni enfermedades fotosensibles, debe llevar una crema hidratante con factor con protección. Para pieles más delicadas hay cremas con efecto barrera, gracias a una base siliconada, que te protegen más de las agresiones externas”.

Incorporar una crema con factor de protección al maquillaje diario. No es aconsejable el exceso de cosméticos, puede aparecer demasiada grasa en la piel y da lugar a intolerancias. “Hay factores de protección que vienen formulados con vitamina E, antievejecimiento, incluso con color; las podemos utilizar como hidratante y con eso es suficiente”.

Agua tibia y toalla a conciencia. Las temperaturas extremas resecan la piel. Si el frío te tienta a poner el grifo a tope en el color rojo tu piel se resiente. “La higiene diaria que sea con productos suaves que no sean agresivos y con agua tibia, ni muy fría ni muy caliente. Es fundamental secarnos bien para evitar la aparición de grietas”.

Protección física. Es decir, ropa de abrigo. “Evitar los cambios bruscos de temperaturas y utilizar protección especialmente en las manos, guantes. La piel de las manos es muy delicada y nos las lavamos mucho”.

Productos cosmecéuticos. Son productos orales con antioxidantes. “Disminuyen el daño celular a base de antioxidantes como la vitamina E o la vitamina C. Para saber cuáles debemos consumir, siempre debes fiarte del consejo de tu dermatólogo”.

Protección labial. Crema protectora labial y evitar la humedad. “Sufren mucho con el frío, tienden a agrietarse y tendemos a chuparnos los labios; cuando esto ocurre se agrava el problema” .

Agua y vitaminas. Hidratarse por dentro y lucirlo por fuera. “Beber mucha agua y tomar, dentro de nuestra dieta, alimentos ricos en vitaminas, como frutas y verduras. Llevan muchos antioxidantes naturales”.

Dale click a la imagen para leer el artículo completo