Publicado en Bienestar, Días festivos, Humor

El 14 de febrero no todo es amor…

Para los que se les está haciendo eterno este día, les tenemos unos chistes para hacer más corta la jornada.

1524_cuanto_amor

Definiciones de matrimonio:

1. Religión: Acto mediante el cual se crea un Cristo más y una virgen menos.

2. Penal: Única sentencia a cadena perpetua que se cancela por mal comportamiento.

3. Filosófico: Situación en la que ninguna mujer obtiene lo que esperaba y ningún hombre espera lo que obtiene.

4. Matemáticas: Suma de afecto, resta de libertades, multiplicación de responsabilidades, y división de bienes.

5. Derecho: Dícese de la principal causa del divorcio.

6. Químico: Proceso por medio del cual una media naranja se convierte en un medio limón.

7. Dietético: Forma más rápida de ponerse gordo.

8. Militar: La única guerra, en la que se duerme con el enemigo.

Amor a primera vista

Un hombre le pregunta a su esposa:
-Mi amor, ¿tú crees en el amor a primera vista?
Y ella le responde:
-Claro que sí mi cielo, porque si te hubiese visto más de una vez, no estaría casada contigo.

Lo haría todo por ti

Carta para el ser amado
Mi amor,
Por ti soy capaz de cualquier cosa.
Por ti cruzaría los óceanos nadando.
También llegaría a la cima de la montaña más alta del mundo y enfrentaría los obstáculos que nos separen.
Te amo tanto que quiero salir corriendo y gritar mi amor a los cuatro vientos.
P.D. Llego el jueves, si no llueve.

Sueños

Una mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:
-Cariño, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes por para el 14 de febrero. ¿Qué querrá decir?
El marido con tono misterioso le contesta:
-Lo sabrás en San Valentín mi amor…
Llega el Día de los Enamorados y el marido entra en casa con un paquete en la mano. La mujer emocionada se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rapidamente la caja y encuentra un libro titulado “La interpretación de los sueños”, de Sigmund Freud.

Lápiz labial

Un señor llega tarde a su casa el Día de los Enamorados pintado con manchas de lápiz labial. Su mujer que lo estaba esperando con una cena especial, le pregunta:
– ¿Qué pasó?
El marido le responde:
– No me lo vas a creer, pero viniendo para casa, fui a comprarte un ramo de flores y me he peleado con un payaso porque me las quería quitar.

La felicidad

Un matrimonio se acaba de acostar y la mujer le susurra a su marido:
-Mi amor, ¿te acuerdas lo felices que eramos hace tres años?
El le responde:
-Hace tres años no nos conocíamos Sara.
-Por eso cariño, por eso.

Matrimonio

Por fin después de 6 años logré que mi novio me hable de matrimonio. -¿Y qué te dijo? -¡Que tiene esposa y 3 hijos!

Celos

Te prevengo, dice el hombre a la mujer con la que pronto se ha de casar, soy celoso incluso sin razones.- No te preocupes, querido. Conmigo no lo serás nunca sin razón.

Medio tonto

El novio a su prometida: – Me parece que a tu madre no le soy simpático. -¿Por qué? – Porque me ha dicho que soy medio tonto. – No te preocupes, eso es solo porque te conoce a medias.

Coqueta

Una pareja de novios salen a cenar, en el restaurante; El le dice a ella:
– Mira, la chica del vestido rojo me está sonriendo.
– ¡Ya! La primera vez que te vi, yo también me moria de risa.

Amor de ancianos

Esto es una parejita de ancianos y le dice el ancianito a la ancianita: Anna, ¿donde quieres que hagamos hoy el amor? La ancianita responde: ¡En el suelo Manolo! ¿Porque en el suelo? ¡¡Pues para sentir algo duro!!

Inseparables

Le decia una amiga a otra: Mi marido y yo somos inseparables. – ¿Andan siempre juntos? – No, es que cuando nos peleamos se necesitan hasta 8 vecinos para poder separarnos.

¡¡Feliz San Valentín!!

Publicado en Laura Zita, Letra fría, Los mejores blogs

Los viejos días de aventura de Laura Zita

Patrioterías 

Los viejos días de aventuras

Laura Zita

Estoy como disco rayado, gritando mi desgracia a los cuatro vientos. Ya pasaron 5 meses y siento que no me puedo reponer. Quisiera en una de esas tantas veces que cuento mi historia, que alguien me diera la solución o que de tanto contarla me sonara como la tragedia de alguien más y yo misma poder tener un consejo que darme, pero todavía no llego a esa parte.

Ayer mismo uno de mis mejores amigos me decía que dejara de quejarme, que si sigo viendo las piedras del camino, no voy a poder oler las flores que crecen a lo largo del sendero. Estoy abriendo mis sentidos para capturar lo bello del paisaje. De verdad que estoy feliz de haber regresado a mi país y no solo por huir de una situación que me estaba matando el alma, sino por estar de nuevo con mi familia y amigos.

Siempre pensé que la gente estaba demasiado apegada a sus raíces y a su pasado. A mí nunca me ha gustado mucho pensar en el pasado, menos aún estar echándole vistazos y retorcerme en la nostalgia y el ayer. Me gusta mucho lo nuevo, la aventura de lo desconocido y la excitación que se siente cuando saltas y no sabes bien que va a haber del otro lado. Ahora con varios madrazos de la vida y con la mala experiencia puedo darme cuenta de que no era del todo bueno saltar sin red, pero aun así creo que es mejor haber hecho lo que quería que arrepentirme de lo no hecho.

2093099339_4989bfd506

Esta sensación de empezar de cero no es nueva para mí, pero esta vez con unos años más y el mismo miedo que da la edad me siento a veces muy temerosa de equivocarme nuevamente. Estoy midiendo con tanto cuidado mis pasos que me siento en la no-acción la mayoría del tiempo. Añoro la seguridad y la estabilidad de la que tanto corrí. Me gustaba tanto la aventura que me arriesgué más de un millón de veces para tener lo que quería sin importar mucho las consecuencias.

Hoy las consecuencias me muerden el trasero y duele. Me gustaba más ser una chica inconsciente que nunca pensaba demasiado y se divertía con todo. Ya no lo soy. Ahora soy una mujer casi madura, que se da cuenta perfectamente que un error no solo me puede dañar a mi sino también a mis hijas.

Quisiera regresarme y escribir de nuevo unas cuantas historias, pero ya no es posible. Lo hecho está hecho y ahora es el momento de escribir un nuevo cuento. Tal vez éste sea menos divertido o emocionante, pero es una oportunidad más que me da la vida para ser yo y tomar todas estas experiencias y volverme la persona que siempre me ha gustado ser.

aaaaaaaaaaaaalibrtadMe gusta mi libertad. Esa la estoy disfrutando mucho, aunque a veces reniegue porque me siento sola, pero hoy soy otra vez mía y puedo hacer lo que yo quiera sin que nadie me grite, ni me menosprecie, ni me haga sentir culpable porque no le hago como él quería o porque no soy suficiente “algo”.

Soy suficiente yo. Con mis defectos y virtudes, con un camino nuevo y viejo a la vez. Contenta de que el sol me ilumine todos los días, emocionada por ver a mis niñas cada mañana con todas las sorpresas que nos depara el día.

Ya no lloro en las mañanas, me emociona mucho ver la carita de mis hijas y tener la dicha de poder visitar a mis hermanas y a mi madre. Ya no quiero casi conectarme en internet, quiero verlo todo y sentir los abrazos de mi gente. Me gusta más el mundo real, aun cuando el virtual tiene su encanto.

francia-mexico1

Me he perdido de mil historias de mis “mexicanas en el extranjero”, pero ya no soy una de ellas aun cuando las entiendo y siento su nostalgia. Sigo sin entender el extrañar.

Muchas veces en “Siempre nublado” me preguntaba si valía la pena estar tan lejos y tan triste. Hoy sé que para mí, no vale la pena. Yo no entiendo el extrañar, ni entiendo porque tengo que sacrificar mi vida por algo que no me hace feliz del todo. Tal vez mi experiencia fue muy mala, pero mis amigas hoy sienten que es mejor estar lejos de México por lo que ganan al lado de sus maridos y seguro también han aprendido a valorar lo que los países que las recibieron, ofrecen.

No todo es malo, escucho muy buenas historias y veo a mucha gente feliz por los logros académicos, profesionales y personales que están teniendo. Siempre se extrañarán las tortillas, los platillos típicos y de repente una jícama con limón y chile.

Extraño mi rutina en “Siempre nublado”, pero poco a poco encuentro mi rutina aquí y le doy a gracias a la vida por estar hoy en un lugar seguro para mí y mis hijas. ¡¡Viva México!!

Publicado en Actualidad, Laura Zita, Letra fría

La enfermedad por Laura Zita

“Patrioterias”

La enfermedad…

Por: Laura Zita

Pasan los días y sale más basura de la cloaca electoral. Unos dicen, otros se defienden, el IFE se lava las manos y las autoridades dan tiempos de espera eternos para analizar los casos de fraude. La coerción al voto no puede ser probada, dicen. Eso me recuerda tanto los casos de mujeres violadas que ellas mismas son las que tienen que probar que fueron violadas, mientras que los violadores restan inocentes hasta que no se compruebe lo contrario.

El sistema sigue favoreciendo a la impunidad y fomenta que la población pierda el interés por defender sus derechos por hastío. Desde acá y a través de las redes sociales solo leo enojo, tristeza y algo de resignación. La gente comienza a cansarse de no ser escuchada. Los más valientes siguen exhortando a sus conocidos a participar en las marchas y las protestas. Los más conformistas, como siempre, se adaptan. Ellos son los más cansados, los más desesperados, pero se esconden tras la indiferencia. Critican a los “quejosos”, los consideran “nacos, argüenderos y escandalosos” y quisieran ocultarlos, esconderlos para que no los hagan sentir cobardes.

México sigue despertando y eso le da miedo a los conformistas, les da terror a los corruptos y a los que siempre han tenido el poder. México quiere ser escuchado y esta necesidad se está contagiando como una enfermedad. Primero, les dio a los jóvenes y los estudiantes, luego a los intelectuales y los políticos de café y poco a poco se ha estado regando en la población mexicana que no soporta más el hambre, la injusticia y la falta de oportunidades.

Esta enfermedad, llamada patriotismo, está encendiendo los corazones, está abriendo los ojos, y peor aún, está creando consciencia cívica entre la población.

Los infectados se están dando cuenta de las mentiras, como si una venda cayera de sus ojos y por primera vez pudieran ver claramente. También los hace gritar a los cuatro vientos su descontento y los lleva a las calles a protestar en contra de la impunidad, la corrupción y el abuso de poder.

Los conformistas están buscando una vacuna que logre curar a los enfermos de patriotismo. Los conformistas ven su propia extinción en manos de los infectados y tienen tanto miedo al cambio que se escudan en él para criticar a los que dejaron de vivir en las tinieblas.

Los infectados hinchan las calles con coloridas pancartas, con fuertes voces que claman justicia, paz y legalidad y se siguen contagiando unos a otros con nuevas ideas y nuevas propuestas, sin rendirse.

La enfermedad de patriotismo ha llegado a nuestro país y también nos ha contagiado a los mexicanos que vivimos fuera de nuestra tierra. No queremos seguir dormidos. Queremos tener el México que soñamos, ese que tiene los más majestuosos paisajes, recursos naturales ilimitados, gente trabajadora y alegre que vive para su familia.

Así, yo te invito a contagiarte de la enfermedad del patriotismo, contágiate y contagia a quienes están a tu alrededor y llevemos a México al camino del bienestar y del crecimiento.