No nací feminista

Estamos a unos días de la marcha y del paro. La agresiones siguen creciendo y necesitamos parar.
Las que van a ir a la marcha, irán, las que se van a quedar en casa en el paro se quedarán.
No vamos a cambiar la opinión de nadie peleando más.
De hecho, eso hace que ganemos más antipatía.
Como es bien sabido, las mujeres también somos parte de la estructura machista y muchas no lo van a aceptar nunca. Por costumbres, por hábitos, por los privilegios que eso les da, etc.
No vale la pena seguir discutiendo cuando el otro no quiere entender y no lo va a hacer a la fuerza ni por las estadísticas, ni por las fotos, ni por los hechos, solo no se les pega la gana.
Yo no nací feminista, los madrazos me fueron abriendo los ojos, me los rasgaron hasta las lágrimas y la impotencia me hizo que buscara algo más.
Yo también creía que debía tener un esposo que me cuidara, me mantuviera y me hiciera una “señora respetable”, pero no me gustó el precio que tenía que pagar: silencio, humillaciones, maltrato, que mi opinión y hasta mis gustos fueran despreciados y mis sentimientos minimizados e ignorados.

Yo reventé cuando me vi totalmente vulnerable y a merced de los caprichos del otro. Cuando me pregunté si quería que mis hijas crecieran pensando que eso era normal. Cuando me cansé de vivir a través de los éxitos y el dinero de otro que solo me daba lo que le sobraba y que me violentaba cuando no pensaba igual que él.
Es muy difícil salir de una relación de abuso por muchísimas razones incluidas el que vas a estar sola defendiéndote y a tus hijos con uñas y dientes contra una sociedad que te dice que eliges mal, que no vas a poder sola, que le estás quitando el padre a tus hijos, que te vas morir de hambre y que es mejor estar casada que ser una vieja dejada.
Yo llegué a pensar que nunca iba a estar mejor, que era mejor callarse y fingir que no me estaba muriendo por dentro.
¿Cómo pude salir? dejando me la mierda me llenara los pulmones y no me dejara respirar, cuando acepté que ya no podía ni escuchar su voz sin tener ganas de vomitar y cuando acepté también que sentía mucho miedo de estar sola con él. Porque las mujeres callamos estos sentimientos, nos los tragamos y cuando nos damos cuenta el agua ya está hasta el cuello y parece que no hay vuelta atrás.
Siempre hay vuelta atrás.
Siempre deja secuelas.
Yo sigo tomando diez mil trabajos porque me da miedo morirme de hambre, porque siento que es verdad y que no la voy a hacer y que si me equivoco tan solo un poco todo se va a ir al carajo.
Tal vez nunca voy a superar todos los estragos del maltrato, pero no quiero que mis hijas pasen por esto y por eso yo si quiero marchar y quiero crear un impacto con mi silencio durante el paro.
Con la marcha y el paro las cosas no van a cambiar mágicamente y seguiremos siendo atacadas y tal vez hasta más brutalmente, pero creo que la mejor manera de responder es no peleando con los necios ni los sordos. Y si ves una pequeña, pequeñísima luz en alguien muéstrale como te sientes y que piensas, pero no es un trabajo fácil ni de un día.
Yo ya me cansé de estar defendiendo mi punto de vista, de que se burlen de cómo pienso y que mis propias congéneres piensen que eso no las toca a ellas. Hay gente que prefiere ser parte del sistema aunque este podrido y roto, pero gritándoles no voy a ganar nada.
Marcha si quieres, si no quieres no. Para si quieres, sino no.
A partir de hoy, no escucho lo que no quiero y no me voy a enfrascar más en peleas estériles.
Tu tienes tu historia, yo la mía. Y la mía me pide que luche también por tu futuro, sin agradecimientos, ni soberbia, solo pensando que estoy luchando por un mundo mejor.

No a la violencia de género por Laura Zita

Patrioterías

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, me encontré en las redes sociales varios comentarios encontrados. Unos hablaban de los derechos de las mujeres y la importancia de este día, mientras que otros contenían los mismos mensajes que nos hacen víctimas y ciudadanos de segunda clase.

Me sigue enojando ver que muchos hombres creen que nos debemos ganar el respeto o peor aún siguen juzgando nuestro comportamiento por medio de las mismas y ancestrales ofensas contra nuestro género: puta, zorra, fácil, cualquiera, etc.

Hubo un comentario que especialmente crispo mis nervios, decía lo siguiente: “Estoy mucho más que de acuerdo con UN NO ROTUNDO A LA VIOLENCIA DE GENERO!!!. Pero también le pediría al sexo femenino, que empiece por respetarse A SI MISMA. Y cambiarán muchas cosas!!!”

Ufff fue imposible no contestarle. No me sorprende, pero si me ofende que ciertos hombres sigan pensando que para que la sociedad nos respete, tenemos que seguir reglas estrictas que solo aplican para nuestro género.

Le hice la misma pregunta que les haré a ustedes.

¿Cómo las mujeres nos faltamos al respeto o cómo nos dejamos que nos falten al respeto?

desmotivado.es_Puta-perra-idiota-Tenemos-tantos-sinonimos-para-las-frase-ella-no-me-quiere_130935691760Si un hombre tiene muchas parejas, es un héroe. Si es mujer es una puta.

Si un hombre se enoja y lo demuestra, es asertivo. Si es mujer es una histérica.

Si un hombre comienza un coqueteo y para, es que no quiere. Si es mujer es una “calienta boilers”.

Si un hombre dice no, es seguro y decidido. Si una mujer dice no, está mandando señales confusas y si quiere, pero se está haciendo la “buena”.

Si un hombre llama mil veces a una chica, es conquistador y galante. Si es mujer es una buscona.

Si un hombre deja de amarte y termina la relación, es porque ya no quiere y se debe respetar su decisión. Si una mujer hace lo mismo, es una maldita perra y muchas veces es perseguida por su expareja.

Desde que somos niñas se nos enseña a ser lindas, amables y buscamos incansablemente agradar. A los niños se les permite hacer lo que quieran, ser rudos, sucios, groseros y todo es parte de ser chico.

No estoy diciendo que la vida sea más fácil para los hombres, porque el mismo machismo no los deja demostrar sus sentimientos abiertamente y mucho menos ser débiles o vulnerables.

Sin embargo, el ojo juzgón de la sociedad cae duramente contra nosotras en tantos diferentes aspectos que muchas mujeres crecen con tanto miedo a ser ellas mismas que nunca terminan por desarrollar una personalidad fuerte y segura.

Espero que algún día podamos tener los mismos derechos y obligaciones, pero tampoco debemos olvidar que no somos iguales. Cada género tiene su propia naturaleza, habilidades e intereses.

papa-canguroMe encanta ver a hombres que realmente están involucrados en la educación de sus hijos y que demuestran su amor intensamente. Así como también, me gusta ver como las mujeres tenemos cada día mejores trabajos y podemos destacar en profesiones tanto artísticas como científicas.

La violencia de género no es perdonable porque no afecta a una mujer a la vez. Afecta a la sociedad completa. Violencia genera violencia. No se trata de desquitarnos y convertirnos en mujeres masculinas, sino en respetar las diferencias.

Eso se llama tolerancia.

manten_calma_y_no_la_llames_puta_by_3d4d-d5g304gNo te gusta como soy o como visto, no me veas. Y sí, tenemos cambios hormonales y lloramos a veces sin ninguna razón, pero también tenemos la bendición de ser madres gracias a esas hormonas que nos regalan el periodo cada mes.

Los hombres también tiene sus propios cambios hormonales que no son tan predecibles como nuestra menstruación.

Hombres y mujeres sin importar nuestra raza, creencia, preferencia sexual, color de piel ni nacionalidad tenemos el derecho a ser libres, autónomos y a vivir en paz y felicidad.

No a la violencia de género, sí a la vida y los valores universales.