Usa el estrés a tu favor

El estrés en pequeñas cantidades puede mejorar tu salud y disminuir el envejecimiento. Aprovecha las hormonas que libera.

Fuente: Lisa Evans / Soyentrepeneur.com

Siempre nos han dicho que el estrés es dañino para la salud. Está ligado con el aumento (y la pérdida) de peso, con los infartos y con enfermedades crónicas como cáncer y diabetes. Pero algunos estudios, como el publicado por Kirstin Aschbacher, profesora de psiquiatría de la Universidad de California, dice que los periodos breves de estrés pueden beneficiar la salud, previniéndonos de los efectos de la edad. 


El doctor Jacob Teitelbaum, autor de Real Cause, Real Cure, quien ha estudiado los efectos del estrés en el sistema inmune, concuerda con estos descubrimientos y afirma que el estrés en pequeñas cantidades puede mejorar la función cognitiva y la salud general. 

Sigue estos consejos para usar el estrés a tu favor: 

1. Identifica qué tipo de estrés estás experimentando

chica-pensativa
“Cuando me lanzo del paracaídas es estresante pero emocionante a la vez”, dice Teitelbaum, quien es un fanático de la adrenalina. Los sentimientos de ansiedad provocan una respuesta que libera hormonas llamadas cortisol y adrenalina por un exceso de energía. Para determinar si tu estrés es o no saludable, Teitelbaum recomienda que tomes un momento para revisar tu cuerpo y analizar si la sensación general es buena o mala. 

“Algunas personas funcionan mejor cuando se acerca la fecha límite. Para ellos podría ser el único momento en el que funcionan al cien. Para otros, es el único momento en el que no funcionan”, dice Teitelbaum. Si eres de los que caen en la segunda descripción, el experto recomienda delegar tareas y planear de antemano para reducir el estrés conforme se acerca la fecha límite. 

2. Incrementa tu poder cerebral con adrenalina

misticointeriorwebhw41
Cuando el cuerpo siente estrés libera varias hormonas como la adrenalina que puede tener beneficios en la salud del cerebro. Al igual que una taza de café puede darte un ‘levantón’ temporal de energía, la adrenalina incrementa el sentido de alerta, lo que puede mejorar la memoria y el funcionamiento cognitivo “haciéndote más listo durante el periodo de estrés”, dice Teitelbaum. 

3. Mejora la función corporal con el estrés de corta duración

Normas-para-hablar-en-público
Algunas situaciones que causan estrés de corta duración (entre una y dos horas), como hablar en público, se asocia con los mejores perfiles de salud. El estudio de Aschbacher midió el daño relacionado con el estrés dentro de las células y dice que las pequeñas cantidades de estrés reducen el daño al ADN y ARN. “Un poco de estrés podría decirle a tu cuerpo que necesita subir el volumen de algunos de sus mecanismos antioxidantes y ser más eficientes en la defensa contra los radicales libres (las moléculas responsables del envejecimiento, el daño de los tejidos y algunas enfermedades)”, dice. 

Este estrés de corta duración podría incluso resultar en un mejoramiento de la inmunidad. Cuando el cuerpo está bajo estrés libera una hormona llamada cortisol, la cual -según Taitelbaum- puede mejorar la función inmune cuando se libera en pequeñas cantidades. Sin embargo, un exceso de cortisol puede reprimir la función inmune, lo que explica por qué los individuos con estrés crónico se enferman seguido. 

4. Permite la recuperación

descanso
Aschbacher equipara los beneficios para la salud del estrés con el ejercicio. “Si levantamos pesas, le estamos poniendo una cierta cantidad de estrés fisiológico a nuestro cuerpo en ese momento. Después tomamos un descanso y dejamos que nuestros tejidos se recuperen y nuestros cuerpos se fortalecen a través de ese proceso”, dice.

Al igual que al excederte en el ejercicio puede causar dolor de músculos y hacerte sentir cansado, un exceso de estrés también puede ser dañino. “Los sistemas de estrés están hechos para lidiar con carreras, no con maratones”, dice Teitelbaum. Por eso es importante que a lo largo del día tengas momentos para desestresarte y cargarte de energía.

El amor después del amor, ¿es posible?

¿Cómo olvidarlo? ¿Cómo reparar un corazón roto? ¿Cómo volver a vivir después de un abandono?

Consejos para lograrlo.

Él te dejó. Tu mundo se derrumba. Te quieres morir. No puedes ni respirar, ni comer, ni dormir. No sabes qué hacer con tu vida, tan súbitamente cambiada. Eran dos, ahora eres una. Ya no puedes decir “nosotros”. Te imaginas muriendo sola y triste, pensando en él. No puedes creer lo que pasó. ¿Qué hacer para salir de un trance que parece peor que la muerte?

Sigue estos tips:

-No lo llames, no le ruegues, no le pidas explicaciones. Él ya decidió y no volverá por ti por más que le prometas de todo. Cuanto más llores peor es: no es sexy una mujer patéticamente desesperada. Tu tarea ahora es olvidarlo extirpándolo de tu corazón. Duele, pero sana.

-Gran parte de lo que parece amor es obsesión. Desobsesionate.

-Andá a terapia y cuentale todo a un aconsejador o tepapísta que te refuerce la autoestima.

-Armate un “grupo soporte” de amigos y amigas que te contengan cuando te sientas débil.

-Cuenta  toda la ruptura de punta a punta una y otra vez a cada amiga que te cruces, sin culpa de ser reiterativa o deprimente. Es tu tiempo de desahogo. Te toca ser escuchada y relatar todo mil veces hasta entenderlo… ¡Y asumirlo!

-No te quedes sola: programá los fines de semana con anticipación. Si nadie te invita, invitalos tú.

-Leé muchos libros de autoayuda, en especial “Mujeres que aman demasiado”, de Robin Norwood. Llená tu cama de esos libros para cuando no puedas dormir sola de noche.

-No mires comedias románticas, de parejas que se reconcilian, ni nada de eso. Te hacen creer que la vida es más simple de lo que es, y te refuerzan la esperanza de volver a estar en sus brazos.

-Realiza mucho ejercicio: bicicleta, caminatas a paso vivo, natación, ¡noches bailando hasta la madrugada!

-Realiza muchas cosas divertidas que te entretengan y que siempre te hayan gustado: remar, pintar, sacar fotos, escribir…

-Realiza cosas que te cansen: cocinar, limpiar u ordenar los armarios.

-Visita parientes y amigos con niños pequeños: son súper graciosos y viven el presente a full. Te harán olvidar tus penas y te conectarán con el aquí y ahora.

-Date los placeres que quisieras que un novio te dé: llevate al cine, comprate un helado, un vestido sexy y un regalo lindo. ¡Tratate como a una reina!

-Escribe cartas de despecho para él contando todo, todo, todo lo que quisieras decirle… Y guardalas. Eso sí, no se te ocurra enviarle ni una sola, es solo para sacarlo todo afuera.

-No dejes fotos de él a la vista ni escuches la música que escuchabas con él.

-No añores los rituales que tenían juntos: esas son solo costumbres que luego cambiarás por otras nuevas.

-No te encuentres con sus amigos y/o parientes que sólo alimentarán las nostalgias que tuviste por él.

-No te tortures pensando que está con otra. Quizás esté solo. Quizás con alguien que lo aburre y que no te llega ni a los talones.

Dale click a la imagen para seguir leyendo el artículo