Publicado en Cine, Cultura y arte, Laura Zita, Letra fría, youtube

Mamá por Laura Zita

Patrioterías 

Mamá

Laura Zita

De verdad que me encanta ver películas, especialmente si son en la sala de cine. La relación que se hace entre la película y el espectador es intima y honesta. Aun cuando la película sea de fantasmas o zombies, desde que llegas al cine sabes que todo lo que salga de la pantalla lo tienes que creer y comprometerte unas dos horas y sufrir, llorar y reir con los personajes y sus historias. Así como, también enamorarte, ilusionarte y sentir las mariposas en el estómago cuando la protagonista recibe el primer beso.

Ayyy, amo el cine.

BCT9rstCMAAuZDi.jpg-large

Antier fui con mi hija a ver la nueva película de Guillermo del Toro: “Mamá”. No estaba muy segura de qué esperar, pero tenía muchas ganas de ver un película bien hecha y de miedo. Así que como buenas mexicanas valientes nos fuimos a la última función de la noche y nos preparamos para saltar y gritar de terror. La película está impresionante, más allá de que si te saca unos buenos sustos, la fotografía es hermosa y el manejo de la cámara y los efectos visuales hacen que vivas por unas horas una historia diferente.

Independientemente de que te creas la trama de la historia, “Mamá” es una película para mover emociones. Un miedo nuevo que no solo es sangre para los adolescentes, persecuciones de asesinos o zombies hambrientos. No se apoya en la violencia para asustarte. Esta película va mucho más lejos ya que toca los miedos más profundos y básicos. El ser humano no puede sobrevivir sin que alguien lo cuide. Una madre, un padre, alguien que se haga responsable durante los primeros años en somos frágiles ante todo.

La película comienza con dos bebés perdidas en el bosque sin que nadie sepa donde están y sin alguien que las cuide.

A los 5 minutos, yo ya me quería salir de la película. Me dio muchísimo miedo pensar en mis niñas sin nadie que las cuidara. Respire profundamente y seguí en la sala. Valió la pena, es una excelente película que mueve muchas emociones mientras te pega algunos sustillos.

Desde hace muchos años, soy una cinéfila de corazón. Me gusta todo tipo de películas, desde las lentas en la que la historia es muy rica en contenido, pero el director no se preocupó por darle un buen ritmo y a veces se siente pesada, la comedia americana muy simplona que te hace reír de puras tonterías, la comedia romántica que te hace soñar en que si existen los príncipes aunque solo sea en la películas, el thriller que te hace pensar y tratar de descubrir quien es el malo, hasta la película de terror que hace saltar tu corazón y que la adrenalina corra rápidamente por tus venas.

Guillermo del Toro es uno de mis directores favoritos. Me encanta como cuenta las historias. Te lleva casi de la mano a conocer íntimamente a sus personajes a través de la fotografía y la narrativa que no deja que tu atención caiga. “Desde El Espinazo del Diablo”, “Mimic”, “El Laberinto del Fauno”, entre otras y ahora “Mamá”, del Toro ha madurado su ritmo. Sigue haciendo películas oscuras y con tramas fuertes y un tanto violentas, pero con “Mamá” es fácil relacionarse, especialmente si ya tienes hijos.

Sentí tanto miedo por las bebés perdidas al sentirme reflejada como madre que protege y se mantiene al pendiente de las necesidades de sus hijas y consciente de la fragilidad de los primeros años de vida.

También tengo que mencionar la excelente dirección que tuvieron los actores. Las expresiones fáciles y la comunicación no verbal de los actores fue magnifica. En este film, podemos ver las muy creíbles actuaciones de dos pequeñitas de apenas 6 y 10 años que rien, lloran y te conmueven hasta los huesos.

Definitivamente, me encantó y me sacó del cine llorando. No podía parar, me sentí tan identificada con la sensación de pérdida y con la gran necesidad de proteger a mis propias niñas.

Recomendadísima, vayan a verla y me cuentan si soy una madre histérica o de verdad está como para verla varias veces. Qué tengan una linda semana y vean muchas pelis.

Publicado en Laura Zita, Letra fría

Llueve sobre mojado por Laura Zita

Patrioterías

Lluve sobre mojado

Por: Laura Zita

Hoy, como todos los días, me encuentro una sorpresa nueva con la que hay que lidiar. Las horribles personas que rentaron mi casa mientras yo estaba viviendo en “Siempre nublado” aun cuando me cobraron por impermeabilizar, no lo hicieron. Llovió toda la noche y tengo una alberca en mi recámara. Parece que nunca me voy a poder mudar. ¿Será una señal del cielo? ¿Será la prueba inequívoca de que si te puede llover sobre mojado?

goteras2

Como es muy temprano para quejarse y no sé de albañilería ni me voy a poder montar en el techo para arreglarlo. Tendré que apechugar. Toda esta experiencia México – Francia ha servido para fortalecer mi paciencia y ayudarme a descubrir que mi vida había sido de verdad fácil y bonita. Nunca pensé que tomar la decisión de seguir el amor al otro lado del océano me iba a causar tanta pena. Todo sirve para algo, de todo se aprende un poco y seguramente hay gente que está mucho peor que yo.

Cada mañana sigue siendo muy dura, pero tengo una pequeñita que me despierta diciéndome: ¡¡Mamá!! Desde que nació mi hija grande me he vuelto una adicta a esa palabra. Cada vez que escucho que mis hijas me dicen: mamá, siento que me salta la panza como cuando estás enamorada. Es una sensación tan fuerte, tan tierna y tan poderosa que hace que hoy me olvide de muchas de las cosas que están pasando por acá.

Hoy no me quiero quejar. Como dirían los franceses: C’est comme ça (Así es). Hoy es duro, pero no es imposible. Afortunadamente, aun cuando el techo de mi casa se cae, tengo a mi madre que nos ha cobijado la de ella. Y si lo pienso, es incluso mejor que no tenga muebles porque si no se estarían echando a perder en la casa mojada. Todo un cúmulo de malas de decisiones se materializa en lo que está sucediendo el día de hoy. Quise correr y dejar todo atrás y no me importó nada, solo quería vivir en otra realidad donde todos los días iba a despertar enamorada en medio de los brazos de mi amado. Creo que sucedió muy pocas veces. La mayoría del tiempo estuve sola y esperando que él regresara.

Me pregunto muchas veces que cambiaría de todo esto. Y bueno, pues hoy parece obvio pensar que nunca me hubiera desecho de mis cosas y hubiera dejado una red de seguridad en casa, en caso de…

Sin embargo, yo no soy así. No quise pensar que algo iba a salir mal, escuche como mi amor latía fuertemente en mi pecho y quise volar. Hoy tengo los pies de plomo y solo quiero que deje de llover para ir a arreglar ese techo y poder seguir mudando cosas y esperando que el año que viene resulte mucho mejor que éste.

La lluvia sigue cayendo mientras escribo y mi bebé sigue buscando con que jugar y haciendo esos ruiditos hermosos que me despiertan y me hacen tener sueños diferentes el día de hoy. Me gusta la lluvia a pesar de todo, es un día de regalo para estar en casa con mis niñas. Un día para no hacer nada, para pensar en nada y para cocinar algo rico.

lluviaenventanaYa se siente la Navidad tan cerca y con ella el aroma de la ciudad mojada. Hoy no se escucha a los vendedores ambulantes y los coches pasan lentamente. La lluvia tiene ese efecto maravilloso de parar todo un poco, de refrescar la tierra y hacer que la naturaleza nos recuerde que esta tierra era de ella antes de que nosotros llegáramos.

Hoy seguramente, veremos algunas películas porque con todo lo que pasó la semana pasada da hasta miedo prender la televisión (vicio que se me curo en Francia, donde la televisión es igual de mala que la nuestra, pero en francés). Entre el teletón, la muerte de Jenni Rivera y los millones de condolencias y muestras de amor para la cantante, esto va a ser nuevamente un circo mediático que ensombrezca los arrestos arbitrarios e injustos que se cometieron durante la toma de protesta del presidente de México. La gente quiere circo, porque hoy no hay pan. Porque el pan cada día está más caro, porque quejarse se paga con la cárcel, porque el servilismo se ve hasta en el box y las noticias más importantes serán sobre  el traje nuevo del rey. Nuestro México es como una gran partida de lotería, donde la Diva murió, el Catrin va a comenzar su mandato presidencial y nosotros la plebe perseguiremos, como siempre, la chuleta que hoy se puede pagar hasta en 70 mensualidades congeladas gracias al Buen Fin.