Sobre vivir en Holanda: Abuelitos rosas…. por Alba Salgado

Y si, cuando estaba leyendo el periódico del pueblo (publicación gratuita que entregan a la puerta de la casa semanalmente), me encuentro con la nota de que los ancianos rosas tendrán un día para reunirse, platicar y compartir experiencias

-¿Abuelos rosas? Digo, sé que el color de la familia real es el naranja… entonces?

-Ahh, son los señores mayores de 50 años que son Gays

-Achis piachis! ¿Cómo va eso de reunión? ¿Se trata de algún tipo de encuentros para solteros o algo así?

-Nooo, para nada. Se trata de apoyos comunitarios entre las personas gays.

– Mira tu, que no creía que eso fuera necesario.

– Pues a veces se ofrece este tipo de ayuda para poner en contacto ancianos homosexuales de la misma comunidad para hablar de experiencias, apoyos y hasta mostrar sitios de retiros para ancianos exclusivamente homosexuales.

– Ayyyy, que no los quieren en los otros????- Uyyy Yo ya estaba que brincaba del coraje. Digo, no se valen las discriminaciones, menos cuando la persona puede no estar en condiciones de defenderse.

– No mujer, ir a una casa de retiro de este tipo es porque ellos (o ellas) así lo desean, ya que a veces consideran que no tienen las mismas experiencias, ni recuerdos que los abuelos heterosexuales (fotos de nietecitos, etc) y desean compartir con alguien que posea el mismo background o evitar que alguien lo vaya a despreciar.

-¿Pero ponen esto en el periódico? ¿Así nada más?

Por favor, no me consideren de mente cerrada. Conozco y respeto sobre las preferencias sexuales, simplemente me sorprendió que se presentara la información en el periódico comunitario de forma TAN abierta. Lo siento, pero vengo de un rancho donde temas como éste no son tratados (en absoluto) y en caso de desear hacerlo, se hace casi, casi bajo la mesa, bastante escondido, sin que los medios se enteren o se quieran enterar.

Dándole un poco de pensada al asunto, me di cuenta de lo especial del tema, digo, para comenzar, si de por si a veces es difícil pensar en la sexualidad de nuestros propios padres , mucho menos cuestionar si el tío abuelo o la tía abuela tuvo o tiene preferencias homosexuales… Eso sería, a veces se piensa, una falta total de respeto (cuando menos en mi rancho), mucho menos los abuelos, esas cabecitas blancas… Pero ahora pregunto: ¿LO ES?

Además, si de por si es difícil llegar y discutir qué es lo que quiere y va a hacer una persona cuando llegue  el momento en que se es viejo y no es posible cuidar de uno mismo. Vengo de un país donde la costumbre es “repartirse” al abuelo(a). Dígase que, A VECES cual si se tratara de un mueble, es mandado a la casa de uno de los hijos (o hijas), donde la esposa (o esposo), así como los posibles hijos, se encargarán de “cuidarlo” (aunque muchas veces es más bien DEScuidarlo), sin los conocimientos previos de cómo hacerlo. Y en el caso de algunas personas, que no poseen familia (o la familia se niegue a recibirles), son enviados a un asilo de la comunidad, donde son encerrados y olvidados, hasta el final de sus días.

Allí estaba yo, con el periódico en la mano, leyendo sobre pláticas comunitarias, apoyos e informaciones para gente homosexual mayor de 50 años. Wow, interesante!

Para aquellos a quienes esta situación pueda parecer un tanto increíble, habría que mencionarles que Holanda es un país que ha mostrado un increíble apertura hacia la homosexualidad desde hace varios años, así como a las diferentes preferencias sexuales.

Y es que, aún cuando en 1730 se instauró una ley que castigaba con la muerte a los homosexuales en Holanda, desde 1811, tras la invasión Francesa, dejó de serlo hasta el tiempo de la ocupación nazi (1940-1945), para posteriormente llegara el movimiento LGBT (Movimiento que apoya los derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales). Culminando  en ser el PRIMER país en el mundo que en 2001 legalizó los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Así, y acaso como parte de la ley de educación que tiene por OBLIGATORIO el que las escuelas cuenten con la materia sobre homosexualidad, acordada en noviembre de 2011, es que vemos pláticas que promuevan el conocimiento de las diversas orientaciones sexuales.

Igualmente podemos hablar del desfile que cada año se realiza en barcos alrededor de los canales en Ámsterdam (y que son un completa y absoluta FIESTA) para celebrar el Orgullo Gay (Gay Pride) y que cuenta con la presencia de cientos de MILES de personas que se congregan a ver las barcas pasar, pero que también se ponen a celebrar en las tantas plazas con las diversas actividades que se realizan.

Y antes de que me salte a la yugular alguno de los conservadores, explico que la homosexualidad NO SE PROMUEVE, simplemente se da el espacio y respeto para la preferencia que cualquiera pueda tener, INCLUSIVE la heterosexual. Ya que respecto a la homosexualidad, como dicen: Esto no es gripa, ni se quita, ni se pega, simplemente lo eres (o no).

Si, es triste tener que admitir que nos falta mucho, mucho tiempo para que en nuestro país el tema pueda ser tratado ABIERTAMENTE, sin tapujos, sin comentarios degradantes que en muchas ocasiones son acompañados. El poder aceptar que la otra persona puede ser eso: OTRA persona, alguien que quiere y gusta de cosas diferentes a las que a MI me gustan, pero que además, que no por ser diferente está mal.

Dale click a la imagen para seguir leyendo

fuente: Sobre vivir en Holanda: Abuelitos rosas…..

Mis mujeres por Laura Zita

Patrioterías

Hace algunos años leí un artículo sobre las mujeres y sus relaciones con otras mujeres. Siempre se dice que las mujeres no nos llevamos bien entre nosotras, siempre he creído que es un paradigma totalmente falso y que esa misma creencia es la que crea conflictos entre nosotras.

Las personas más importantes de mi vida son mujeres: desde mis hermanas, mis hijas y mis queridas amigas. Gracias a ellas he crecido y aprendido muchas cosas que nunca podría compartir con los hombres. La relación es totalmente diferente.

desmotivaciones.mx_LAS-AMIGAS-son-aquellas-que-te-levantan-cuando-las-demas-ni-siquiera-saben-q-te-has-caido-_135000212874Es verdad que las mujeres de nuestra cultura están educadas para buscar marido y ven muchas veces a las otras féminas como posibles enemigas y competencia. Sin embargo, esas mismas mujeres son las que forman nuestra feminidad. Nuestras madres, tías, hermanas mayores que nos enseñan como ser mujeres.

Durante el tiempo que estuve en “Siempre nublado” me di cuenta de que allá las relaciones femeninas son totalmente diferentes. Ellas desde hace muchos años están viviendo una relación de igualdad con los hombres que es muy positiva por una parte porque defienden sus derechos y no se dejan sobajar por nadie. Sin embargo, han perdido gran parte de su lado femenino y así es como educan a sus hijas.

Me impresionó mucho sobre todo ver que había un cierto desprecio por ser femenina, lo cual se ve más como una debilidad que como una cualidad.

Cuando era más joven yo también consideraba que los hombres y las mujeres debíamos ser iguales, pero con los años fui reconciliándome con mi lado femenino y ahora sé que no lo somos. Debemos tener los mismos derechos y responsabilidades, pero sobre todo debemos respetar las diferencias.

Nosotras por naturaleza somos dadoras de vida y nuestros instintos nos llevan a hacer nido y ser tiernas  y cariñosas con los hijos. Ellos son más fuertes físicamente que nosotras, con sus debidas excepciones, y se enfocan mucho más a conseguir el dinero y son más firmes y estrictos en la educación. Ésta no es una regla de oro, pero si define varios de nuestros comportamientos.

Hace muchos años cuando las parejas contraían matrimonio muy jóvenes, las relaciones con las mujeres se centraban especialmente en la familia. Las abuelas, las madres, las hermanas mayores, las suegras, las primas eran las que ayudaban a la nueva mujer casada a tomar su nuevo rol, sobre todo cuando llegaban los hijos. Ahora no solo las familias son más pequeñas, sino también la gente se casa mucho más grande y en muchos casos no existe esta red de ayuda y amor.

Sin embargo, las mujeres pasan ahora más tiempo con compañeras de trabajo y amigas que aunque no forman parte de su familia se han vuelto una familia de elección, la cual no es menos importante.

armatucoso-mas-que-amigas-909

En mi caso, mis mujeres son una parte importantísima de mi vida que hacen mis días más agradables, contestan mis dudas, me acompañan en los momentos difíciles y festejan conmigo mis victorias.

Este regreso a México ha sido mucho más fácil gracias a ellas, aun cuando las vea poco o mucho siempre sé que puedo contar con ellas vía teléfonica, internet o con una deliciosa taza de café.

Así que quién piense que “las mujeres juntas ni difuntas” se está perdiendo de un maravilloso universo femenino lleno de colores suaves, palabras tiernas y momentos de mucha felicidad.

Feliz Día Internacional de la Mujer donde quiera que estén, ustedes saben bien quiénes son.