El Huapango de Moncayo a más de 70 años de su creación es un emblema del arte musical mexicano

                La obra más famosa de Juan Pablo Moncayo se estrenó el 15 de agosto de 1941

“Siqui sirí”, “Bajalú” y “Gavilancito” son los sones veracruzanos que conforman el “Huapango de Moncayo”, una de las piezas más representativas de la música nacional, que fue estrenada el 15 de agosto de 1941, bajo la dirección del maestro Carlos Chávez.

Desde ese estreno, hoy hace ya setenta años, “Huapango” otorgó a su compositor, José Pablo Moncayo, nacido en Guadalajara, Jalisco, el 29 de junio de 1912, un lugar preeminente en el repertorio de la música mexicana de concierto. 

Moncayo fue hijo de Francisco Moncayo Casillas y Juana García López, se interesó por los estudios musicales a corta edad e inició su preparación bajo la tutela del maestro Hernández Moncada.

Tiempo después, estudió composición en el Conservatorio Nacional de Música con los maestros Candelario Huízar y Carlos Chávez; en esa época trabajó como pianista en cafés y estaciones de radio, era el año 1929.

 En 1931, el autor de “Huapango” se consolidó como pianista y percusionista cuando tuvo la oportunidad de formar parte de la Orquesta Sinfónica de México, bajo la dirección del concertista Carlos Chávez.

 En 1935 Moncayo creó una agrupación de cámara a la cual denominó “Grupo de los cuatros”, en compañía de Daniel Ayala, Salvador Contreras y Blas Galindo.

 Contrajo matrimonio con Clara Elena Rodríguez del Campo, con la que tuvo dos hijas: Claudia y Clara Elena. También estudió en 1942 con el compositor Aaron Copland, esto gracias a una beca que ganó por el Instituto Berkshire.

 Para 1944 había estrenado ya su primera sinfonía escrita al calor de su intensa participación como percusionista de la Orquesta Sinfónica Nacional (a la cual dirigiría de 1949 a 1954), y continuó escribiendo para conjunto orquestal con notables resultados.

 Entre sus piezas más representativas destacan “La mulata de Córdoba” (1948), la cual tiene como argumento, con un libreto de Xavier Villaurrutia, una leyenda de la época colonial y de manera regular se presenta en el Palacio de Bellas Artes con gran éxito; así como “Muros verdes” (1951), obra para piano caracterizada por su frescura.

 Moncayo murió joven, el 16 de junio de 1958, pocos días antes de cumplir los 46 años, su obra, inscrita en la corriente nacionalista, era más bien el desarrollo de un estilo de gran solidez que sin concesiones especiales llega muy bien a los oídos del gran público.

fuente: http://periodicodigital.com.mx

¡¡¡Feliz cumpleaños, Pancho Villa!!!

Pancho Villa, héroe de la revolución mexicana, nació un 5 de junio de 1878 en La Hacienda de Río Grande, jurisdicción de San Juan del Río, Durango. Su nombre verdadero era Doroteo Arango y es uno de los personajes más importantes de la historia de México y conocido a nivel mundial.

Por eso, el día de hoy le vamos a regalar unos corridos revolucionarios, espero que todos los disfruten mucho y

¡¡¡QUE VIVA VILLA!!!

Así fue Francisco Villa

Viva Villa

La Marieta

La Rielera

Popurrí Revolucionario (La Cucaracha, La Marieta y La Adelita)

Checa también nuestra lista de reproducción en YOUTUBE

Biografía de Pancho Villa

Dedicado desde la infancia a las labores del campo, pronto fue excelente caballista. Huérfano todavía adolescente, jefe de familia, defendió a una hermana ofendida por uno de los dueños de la hacienda en cuyas tierras trabajaba, y que abandonó para rehuir la persecución de una justicia parcial. Cambió entonces su nombre por el que se hizo famoso no sólo en la historia de la Revolución Mexicana, sino en todo el mundo, que le conocerá por Pancho Villa.

Villa se unió a la campaña maderista en 1909, bajo la influencia de Abraham González, gobernador a la sazón del estado de Chihuahua. Aunque Villa no tuvo educación escolar, sus actividades comerciales le habían hecho aprender a leer y escribir. Su compromiso de levantarse en armas contra la dictadura de Porfirio Díaz, lo cumplió el 17 de noviembre de 1910, al atacar la hacienda de Cavaría, en Chihuahua, al que le siguieron los encuentros de San Andrés, Las Escobas y Ciudad Camargo.

Desde un principio se destacaron sus dotes como combatiente y organizador, ayudado por el exacto conocimiento del terreno que pisaba. Conoció a Francisco I. Madero, en la hacienda de Bustillos, ante el cual se presentó con regular número de tropa, disciplinada y bien pertrechada. Recibió entonces el grado de coronel. Es significativo que ya figurara entre militares de mayor historia, entre los que concurrieron a la junta convocada por Madero el 1 de mayo de 1911, frente a Ciudad Juárez, para concertar la paz.

De acuerdo con Pascual Orozco, Villa atacó Ciudad Juárez y obtuvo uno de los primeros y más señalados triunfos de la revolución incipiente. Al triunfo de la lucha armada, Villa se dedicó al comercio. Radicado en la ciudad de Chihuahua, fue introductor de ganado y dueño de varias carnicerías. Su nueva etapa en los campos de batalla se inició al producirse la rebelión de Pascual Orozco. Combatió en territorios de Chihuahua y de Durango, en donde engrosó sus filas. En Torreón se incorporó a las tropas de Victoriano Huerta, encargado por el gobierno de Madero para someter a los orozquistas.

Dale click a la imagen para leer la biografía completa