Au Pair o niñera internacional. Entrevista con Mariana Alviso

10003518_10152305070982346_1388849113_nMariana Alviso es una periodista y blogger mexicana que vive en Alemania como Au Pair. Desde hace algunos meses, hemos estado platicando, pero hasta el día de hoy pudimos coincidir para hacer una entrevista y contestar algunas dudas que vari@s chic@s tienen sobre qué es una Au Pair.

Laura: Cuéntame ¿cómo empezaste a ser Au Pair?

Mariana: Cuando estuve en Italia, haciendo un curso conocí a una chica Au piar y me llamó mucho la atención. Empecé a averiguar las opciones que tenía para comenzar y como siempre había querido estar un tiempo en Alemania escogí ese país como mi destino.

Básicamente ser Au Pair es vivir un año en el extranjero trabajando como niñera. Vives con la familia y trabajas un número determinado de horas a la semana según el país. Recibes un sueldo no muy alto pero no tienes que pagar hospedaje ni las comidas que hagas con la familia. Normalmente tienes tiempo libre para asistir a un curso del idioma y mejorarlo, lo cual es una de los objetivos principales del programa.

Laura: ¿Te contrató una agencia o como funciona?

Mariana: El programa Au pair funciona de dos modos diferentes. Uno es ir con una agencia y otro es crear un perfil en internet e ir por tu cuenta. En los dos casos pueden irte bien o irte mal, pero la ventaja de una agencia es que estás más acompañada con todo el proceso.

Laura : ¿En que países has sido au pair?

Mariana: Fui Au pair en Alemania durante todo el año 2014. Específicamente en Colonia que está al oeste muy cerca de Holanda.

Laura. ¿Qué consejos y recomendaciones tienes para las que quieran serlo?

Mariana: Pues consejos hay muchìsimos. Creo que lo que más les diría es que se fijen muy bien a la hora de elegir familia y sean lo más honestas posibles durante el proceso. Hay que pensar bien en todo, tanto en la ciudad en la que vamos a estar, como la familia y demás. A mi estos aspectos me gusta explicarles en el blog porque siento que hay tanto que contar y tantas cosas que viví que puede ayudar a otras chicas o chicos que se están preparando para la experiencia.

Otra cosa importante que les diría es que ya que están en su país de destino, ya sea Estados Unidos, Alemania, Francia o el lugar que elijan, traten de hablar el idioma y conocer lo más que puedan de la cultura. Salir a los festivales locales, fijarse en las tradiciones y aprovechar al máximo el año de esta gran oportunidad.

Laura: ¿Cuánto se gana normalmente?

Mariana: Varía según el país. En algunos se gana más como en Estados Unidos o Austria y en el caso de Alemania son 260 euros al mes más 50 para el curso del idioma. Algunas familias te dan algo extra, como en mi caso, que pagaban la tarjeta del transporte y mi celular.

Laura: ¿Cuáles son los derechos y obligaciones de una au pair?

Mariana: También varían de acuerdo al país pero en general es trabajar un número determinado de horas a la semana  en las que cuidarás a los niños y harás algunas tareas sencillas del hogar. No se trata de ser una persona de servicio, que es lo que a muchas chicas les da miedo, sino como una más de la familia. Las tareas de la casa son sencillas como ordenar el cuarto de los niños con su ayuda, recoger la mesa del desayuno, en ocasiones aspirar algo o hacer de cocinar pero nada que una familia normal en Alemania o el país de destino no haga.

lavitaaupair

Laura : ¿Nos podrías contar una experiencia maravillosa que hayas tenido en este tipo de trabajo?

Mariana: Pues creo que lo más bonito es sentir el cariño de los niños. Que te pidan jugar con ellos o te tomen en cuenta es muy bonito. Finalmente convives con ellos durante un año y aprendes muchísimo por ejemplo del idioma, canciones, tradiciones y ganas mucha paciencia y valoras muchas cosas.

Laura: ¿Has tenido alguna mala experiencia?

Mariana: Afortunadamente no. Creo que lo peor que me pasó era cuando se enfermaban los niños porque finalmente tienes una súper responsabilidad en ese caso y obviamente es un poco de estrés adicional pero al final creo que me fue muy bien.

Laura: ¿Algo mas que quieras contarnos?

Mariana: Pues más que nada sería invitar a las personas a que se informen más sobre este programa y se animen. Es una experiencia muy gratificante y uno aprende muchísimas cosas de uno mismo y de un país. No hay que tomarlo por supuesto como un año de vacaciones pues finalmente te vas a trabajar en el extranjero, pero tu trabajo es tan lindo como estar columpiándote muchos días en el parque o estar jugando como cuando eras chiquita.

El trabajo de Au Pair puede brindarte muchas posibilidades de crecimiento y aprendizaje. Si quieres saber más sobre esto y leer las historias de Mariana. Dale click aquí para llegar a su blog.

cropped-cropped-vitarandomlog011

Azul por Laura Zita

Patrioterías

Nadie me dijo que tener hijos iba a convertir mis días de 24 horas a 30, 40, 50… o al menos así se siente a veces. Amo cómo la gente romantiza el “sacrificio de una madre”: ¡Mis polainas! diría mi abuelo militar y revolucionario.

Todos los días trato de robarme unos minutos para mí. A veces, son muchos. A veces solo lo que dura un cigarro, que fumo lentamente para disfrutar todos sus beneficios relajantes.
Hay días en los que parezco propulsada por combustible de aviones y tengo la fuerza de mil leones… generalmente al otro día me baja.

¡Ah maldito periodo que me engaña! Me siento la súper mujer y saz. Al otro día, apenas me puedo mover por los cólicos y el malestar en general.

Para los hombres que no saben, ni sabrán, qué se siente, les contaré que es como tener una gripa fuerte que te corta el cuerpo y los retortijones que dan cuando uno tiene una fuerte infección estomacal. Y no estoy exagerando.

Creo que lo peor que puedes hacer siendo mujer es resistirte. De todas maneras, llegará cada mes, en el mejor de los casos, y es preferible estar preparada, respirar profundo y recordar que cada menstruación es el regalo de la vida. Nuestra posibilidad de procrearnos y el recuerdo de dónde venimos.

Aun me pasa que días antes del periodo me siento como apaleada. Luego viene el golpe de energía y a continuación la sangre. Para mí, este último paso generalmente me hace sentir liberada aun cuando venga con algunos cólicos malditos. Siento como si mi cuerpo se liberara de tensiones y se abriera a un nuevo ciclo. Una renovación cada mes.

Las mujeres tenemos este regalo de la vida que nos hace renovar una parte de nuestro cuerpo cada 28 días. ¡Es fabuloso!

Lo que menos me gusta es que esos días es que mi olfato se vuelve más perspicaz que el de un sabueso. Huelo lo que cocinan mis vecinos, el perfume del que pasa junto a mí, la coladera del patio, etc. Y por supuesto, la sangre. Por esa razón, prefiero los tampones para no sentirme asqueada todo el tiempo.

neutralizador-de-olores1

Sin embargo, trato de dar gracias cada mes por mi renovación, ya que sé bien que no dura para siempre y aunque estoy lejos de la menopausia, todo comienza a cambiar con ella.

Menos toallas, menos miedo a quedar embarazada, pero también vienen cambios en general. Sin las hormonas que generan el periodo también viene la resequedad, los calores y los cambios de humor. Preferiría tener periodo por el resto de mi vida, pero tampoco creo que pelearé con la menopausia. Es una batalla perdida. Cuando llegue, mejor la abrazaré como la liberación final.

Y pues me volveré cliente de las cremas y los lubricantes.

No planeaba hablar de la menstruación, pero de alguna manera siento que es un tema aun tabú. Hace algunas semanas, leí un artículo de una deportista que en una competencia no le fue muy bien y alegó que estaba en “sus días” y la comunidad deportiva la tiró de loca.

Los comerciales de toallas siguen presentando compresas con tinta azul.
¿Quién tiene periodos azules? ¿Pitufina?

 images-6
La mitad de la población del mundo tiene periodo y sigue siendo tabú. Cuando se te vuelca la bolsa y sale volando tu toalla o peor aún los tampones, recibirás el mal de ojo de quienes te rodean como si le dijeras al mundo: “Si, tengo periodo”. Es verdaderamente cómico y absurdo.

Decían también en ese artículo que si los hombres fueran los que tuvieran periodo hasta el día les darían en el trabajo y los comentaristas de deportes incluirían una gráfica de desempeño de “esos días”.
Bueno, pues solo para aclarar: sí, todas las mujeres tienen periodo, somos la mitad de la población mundial y no sangramos azul.