Entre gatos y chismes por Laura Zita

 

Patrioterías

Entre gatos y chismes

Hoy me desperté con la noticia de que un gato había ganado más de 500 votos para la alcaldía de Veracruz en las elecciones de ayer. Creí que había visto y escuchado todo, pero evidentemente sigo siendo una chamaca con mucho que aprender.

gato-morris-xalapaLas redes sociales cada día toman más fuerza y la gente intenta a través de ellas hacer valer su voz y ahora también su voto. En algunos países, en las redes sociales se ha organizado hasta la revolución, es por eso que los gobiernos han intentado regularizar el uso de internet para evitar lo que ellos llaman: “caos social”.

Las redes sociales se han vuelto parte de nuestras vidas a tal medida que hay gente, como yo, que amanece checando su facebook mientras otros hacen lo mismo con twitter. Por medio de las redes sociales nos podemos enterar de las últimas noticias, chismes de la farándula y demás curiosidades del mundo. Sin embargo, también existe un exceso de información y amarillismo que hace que estas herramientas de comunicación se vuelvan una verdadera monserga.

Odio ver como la gente publica fotos espantosas de animales muertos, niños desnutridos y demás horrores y piensan que hacen algún tipo de servicio social al pedirte que les des like. Definitivamente, el mundo no va a cambiar por un like, ni esos niños van a recibir ningún tipo de ayuda porque los publiques en tu muro, pero la gente sigue creyendo que sirve de algo aun cuando sea una soberana tontería.

569328

Y ni quiero hablar de las ligas de oración con mensaje amenazador o de vergüenza en la que la gente quiere que compartas un pasaje bíblico o una oración que termina con una frase, tal como: si no lo publicas es que te avergüenzas de tal o cual cosa o también en los que se te promete un castigo divino. Me recuerda los centavitos que la gente antes enviaba por correo y te decía que si no los reenviabas te iba a pasar algo malo. Ahora no tienes que ir al servicio postal, pero es la misma gata revolcada.

La gente tiene todo el derecho de publicar y compartir lo que le venga en gana y si no te gusta siempre tienes la opción de eliminar y hasta bloquear a cualquier contacto que no comparta tu punto de vista. Hay días en los que me parece tan gracioso que la gente anda romántica o pesimista, pero definitivamente lo que más me molesta es cuando expresan su odio hacia grupos o personas específicas.

Sin agredir la libertad de expresión de nadie, creo que lo más positivo para cualquier persona es comenzar el día con una sonrisa y esperando lo mejor. Todos tenemos días buenos y malos, pero tampoco creo que sea justo para los demás andarse chutando los malos humores ajenos.

Yo tengo algunos contactos que son abrumadores, pero he llegado hasta a encontrarlos divertidos, entre los ultrapositivos que sienten que son exitosísimos y tienen que gritarlo a los cuatro vientos, hasta los que quieren dar lecciones de moral o de vida, para mí esos son los peores. Sin embargo, como antes dije así como ellos tienen el derecho de expresarse, yo también tengo el derecho de ocultarlos o definitivamente eliminarlos.

Gracias a las redes sociales no me he sentido tan sola, cuando estaba en “Siempre nublado” descubrí algunos grupos de mexicanos y latinos que vivían fuera de sus países de origen como yo y me gustó mucho poder leer sus historias y sentir que había quienes entendían perfectamente por lo que yo estaba pasando.

Hoy recordé mucho estos grupos al pensar en el gato veracruzano que contendía por la alcaldía y me dediqué a compartir con ellos la historia. Ya que muchas veces cuando estas fuera de tu país solo te enteras de algunas cosas, pero muchos de los detalles internos del país, así como las bromas y la música son un misterio para los expatriados.

En fin, las redes sociales son maravillosas si sabemos aprovecharlas y disfrutarlas. Así que yo seguiré stalkeando a mis amigos y exnovios para enterarme de sus vidas, me robaré las imágenes que me gusten más y daré like a las que me parezcan más interesantes y tal vez hasta las publique en La Miscelánea.

¿Quién es el candigato Morris?

El candigato Morris ha sido la sensación viral los últimos meses. Este gatito se postuló virtualmente a la alcaldía de Veracruz y ganó el día de ayer, 7 de julio, más de 540 votos, así como la admiración y simpatía de más de 155 mil fans alrededor del mundo.

Para quienes todavía no conocen al candigato Morris: ésta es su historia.

213316_oMORRISTHECAT570_principal

En la localidad de Xalapa, dos jóvenes -que hasta ahora la prensa local ha identificado por sus nombres de pila, Sergio y Daniel- propusieron postular a su gato como candidato a la alcaldía.

“Ante la cantidad de ratas que acechan esos puestos sólo un gato podrá poner orden. El candigato no promete nada más que los demás candidatos: Descansar y retozar”, dice el eslógan de campaña.

Cumbia del candigato Morris

Un nombre en la boleta

La postulación de Morris es virtual. Lo que proponían sus promotores es que los votantes escribieran su nombre en la papeleta de votación, en vez de marcar una de las opciones oficiales.

Sin embargo, su “comando de campaña” pide no votar por él sólo porque se trata de un gato. El llamado es a quienes “han perdido la fe en la clase política”, a quienes sienten que su voto no ha sido respetado y quienes no están convencidos de los candidatos normales, entre otros.

candigato-morris-279x300

Ante la cantidad de ratas que acechan esos puestos sólo un gato podrá poner orden. El candigato no promete nada más que los demás candidatos: Descansar y retozar”

“Yo soy un gato y no hago mucho. Pero puedes usar tu voto por mí como protesta”, dice en su página de Facebook, que al día de hoy cuenta con más de 155.000 “likes.

Esta invención de unos electores cansados de la política tradicional tiene más seguidores en redes sociales que algunos de sus rivales humanos. Y en ello, ha logrado un hito envidiable para cualquier político: tener a todos hablando de él.

fuente: bbc mundo