Y vivieron felices para siempre

logo letrafria

Patrioterías por Laura Zita

Y vivieron felices para siempre

Cuando estamos tan enamorados que lo único que queremos es estar con el ser amado, nos volvemos ciegos, sordos y mudos a los temas importantes de la vida común. A eso agréguenle si nuestro amor es un guapo extranjero que nos promete una vida de aventura en un paraje desconocido. El primer impulso nos hace decir: ¡Siiiii!

Entrevisté a tres grupos diferentes de mujeres que han emigrado al lado de su amor y les pedí que me dijeran que temas hubieran querido tratar antes de aventurarse a vivir lejos de México. Los temas los dividí en varios temas generales para de ahí partir a tópicos más específicos.

Valores.

Los valores son universales, eso es cierto, pero la manera en que los priorizamos es diferente. De ahí nace la necesidad de hablar no sólo de amor y respeto, sino también de creencias religiosas y políticas. Y si planean tener hijos es otro asunto. ¿En qué religión los van a educar? ¿Cuáles son los límites que les van a poner? ¿Qué se permite y que no?

Dinero.

obtenerdineroA nadie nos gusta hablar de dinero y menos cuando estamos en la nube rosa del enamoramiento, sin embargo éste es un tema vital. Sobre todo si pensamos que cuando nos vamos a otro país a vivir es muy complicado conseguir un trabajo como el que teníamos en México. Muchas veces se tiene que abandonar la idea de trabajar en nuestra profesión y muchas otras se decide que es mejor quedarse en casa a cuidar a los hijos. ¿Quién va a pagar qué? ¿Cuánto se ahorrará mensualmente? ¿Qué se hará con el dinero ahorrado?

Esparcimiento.

Todos pensamos en divertirnos, pero no significa que tengamos el mismo sentido de diversión que nuestro amor. Y aquí entra un tema muy importante cuando vives en el extranjero: ¿cada cuánto tiempo se podrá regresar a México de vacaciones? La familia y los amigos se extrañan y a veces el tan ansiado viaje se aplaza por millones de motivos. Es mejor tener en claro que tal vez será solo una vez cada dos años o menos aún. También es importante hablar del tiempo que se pasara con la familia extendida (padres, hermanos, primos, etc), con los amigos y en pareja. Una cita de vez en cuando ayuda siempre a avivar la pasión y a conocerse mejor, ¿habrá tiempo de esparcimientos separados? ¿Qué se hará con el tiempo libre?

Plan de vida.

¡Este tema es importantísimo! Tener un plan de vida común puede evitar muchos dolores de cabeza. Se puede hablar tanto de profesión, como de hijos, compra de inmuebles, vacaciones, estudios, etc. Cuando ya no eres uno, las prioridades son diferentes, sin embargo no se pueden olvidar los sueños individuales. En este tema, también hay dos puntos escabrosos: el divorcio y el fallecimiento. Obviamente son cosas en las que uno no piensa ni por error cuando estás enamorado, pero siempre existe esa posibilidad. La vida no está comprada, como diría mi madre. ¿Quién se queda con los hijos? ¿Cómo se reparten los bienes? ¿Prefieres ser enterrado o cremado? Como dice la canción, ¿quieres que digan que estás dormido y que te entierren en México?

Roles.

roles-de-la-parejaEste tema generalmente causa menos problemas si se habla con tiempo y antes de empacar y saltar al avión. Muchas veces no sabemos quién va a hacer que y aquí entran las creencias y los valores que hemos aprendido de nuestros padres. Tal vez para ti, el hombre debe ser proveedor y protector, tal vez para él la mujer debe quedarse en casa a cuidar a los hijos. Sin embargo, no es una regla. En muchos países se vive la igualdad de géneros y nuestros divinos tormentos tal vez no estén esperando a la mamá mexicana, porque ni la conocen y para ellos posiblemente sea más importante el crecimiento económico de la pareja. Esto quiere decir que los dos trabajen a la par para crearse un futuro. Cada cabeza es un mundo y es mejor hablar de todo esto y más antes de darse un buen golpe contra el piso.

El amor es maravilloso, pero la comunicación lo es más. Estos consejos y recomendaciones nacieron de mis grupos de mexicanas en el extranjero, pero creo que aplican hasta para los que se enamoran de compatriotas y deciden aventurarse a vivir en pareja. Aun cuando no vayas ni a salir de tu colonia, hay temas importantes a tratar que te ayudarán a tener una mejor relación con tu amor.

Espero que estas recomendaciones les ayuden a tener un “y vivieron felices para siempre”. Suerte.

Caminito de la escuela por Laura Zita

“Patrioterías”

Caminito de la escuela

Por: Laura Zita

La semana pasada, empecé a estudiar francés en la universidad de “Siempre nublado”, Francia. De verdad, que no recordaba lo divertido que era tomar clases, estar rodeada de gente, salir de un salón para entrar a otro, las tareas, las prisas, etc. ¡Estoy fascinada!

Me encontré con muchos otros extranjeros, que como yo, están perdidos e ilusionados con los nuevos cursos. Hay gente de todas partes del mundo y se siente una energía totalmente diferente. Es muy divertido escuchar en los pasillos gente hablando en diferentes idiomas y sobre todo es reconfortante encontrar otros mexicanos y latinoamericanos.

Aun cuando ya tengo más de año y medio viviendo en Francia, ha sido difícil encontrar puntos en común con la gente de la ciudad.

Hay gente simpática y amable por todas partes, pero siempre había tenido la sensación de no pertenecer, de ser la mexicana que confunde las recetas, que hace mal los trámites y que no comprende cosas que para los demás resultan tan obvias.

En la universidad, todo es diferente ya que las clases están diseñadas especialmente para los extranjeros que llegan al país con muchas ganas de aprender de todo y están abiertos a sumergirse en esta nueva cultura. Muchos de los estudiantes que llegan solo van a permanecer un semestre, tal vez un año, pero entre todos ellos me siento menos extranjera.

Poco a poco, se han ido formando grupos lingüísticos: los latinos, los asiáticos, los europeos, los africanos, entre tanto otros que se reunen para no sentir tanto la soledad y disfrutar al máximo la experiencia de estar estudiando lejos de sus países de origen.

Nunca faltan los renegados que no quieren tener contacto con los oriundos de su país, según ellos quieren aprender más rápido francés conviviendo solo con franceses o con personas que no hablen su propio idioma. Sin embargo, es realmente refrescante poder conversar unos minutos en español con algún compatriota y al mismo tiempo compartir la experiencia de la migración.

Me encontré con un mexicano que terminantemente me dijo que no quería tener ninguna relación con mexicanos. Su decisión aun cuando es totalmente válida, me entristeció un poco. Me hace pensar en como los mexicanos seguimos siendo malinchistas y nos cuesta trabajo ser solidarios con otros que están pasando por la misma experiencia.

Finalmente, las clases están llenas de otras personas que sin mirar el color de la piel, ni la raza son agradables y cordiales con cualquiera que se acerque a platicar con ellos.

Estar en un país diferente hace que la gente busque compatriotas no solo para sentir un poco menos la soledad, sino también para aprender de la experiencia de otros. No todos emigramos por las mismas razones y no todos se van a quedar a vivir aquí. Hay estudiantes que solo buscan mejorar su francés, mientras que otros seguirán sus estudios aquí y muchos otros están esperando encontrar una nueva vida diferente y emocionante.

Como mexicana, me encanta escuchar el español fresco de los recién llegados, me gusta platicar de nuestras ciudades, de nuestra cultura, pero también me siento muy atraída hacia la gente de culturas totalmente diferentes.

Ahora empieza una nueva aventura en las aulas universitarias, donde ya no me siento como una extranjera, por que todos lo somos. Estoy de verdad contenta de conocer a tanta gente nueva y poder compartir con ellos lo que soy: una mexicana orgullosa que vive en Francia y también estoy lista para aprender de ellos.