Trucos para decorar en Navidad (sin gastar mucho dinero)

En plena crisis llega de nuevo la Navidad y estoy segura de que no estamos para muchos gastos y menos para la  decoración. El dinero mejor guardarlo para los turrones, el cava y los regalos. Es por ese motivo que he pensado que estaría bien dar algunas ideas para decorar de forma muy económica y con resultados espectaculares. El buen gusto y las buenas ideas no siempre necesitan grandes presupuestos.

Así que no te desesperes. Tu casa puede lucir como en los mejores tiempos con estos sencillos trucos decorativos navideños

1. El rojo es el color estrella en Navidad:

Si tienes las paredes de color rojo estás de enhorabuena. Podrás dar un aire muy festivo con muy poca cosa, ya que parte de la decoración tus paredes la llevan de serie. En ese caso, simplemente con el árbol la decoración estará casi lista. Si quieres dar un aire mucho más festivo (sin gastar mucho), compra algunas guirnaldas  de papel en blanco y rojo y cuélgalas del techo. Puedes añadir algunos complementos más en esos tonos (que seguro los tienes de otros años) como por ejemplo, velas, o bolas decorativas del árbol (colocadas en lugares estratégicos dan un toque muy sofisticado y navideño).

En esta imagen puedes ver el efecto que se consigue con estos sencillos trucos.

2. Las luces son muy festivas:

La mayoría de nosotras/os no tenemos las paredes de rojo. Pero no importa, también tengo muy buenos trucos si las paredes están pintadas en colores neutros (Blanco, beige, piedra, crema). En estos casos lo que queda súper elegante es colocar algunas luces navideñas (si puede ser blancas, aunque puedes probar con otros colores) en lugares estratégicos. Si las pones en un sitio destacado de la estancia, crearán un efecto increíble. El resto de decoración se puede acompañar con algunas velas (también blancas) y algunos adornos con hoja natural (las típicas de navidad)

Como ves, en esta decoración no hay muchos elementos típicamente navideños, sin embargo el aire es totalmente festivo y muy, muy elegante y sofisticado.

3. Adornos potentes para atraer la atención:

En muchas ocasiones lo ideal es optar por la sobriedad. Si ya tienes el árbol de Navidad, una opción sencilla, pero muy efectiva, para ambientar es colocar unos centros de mesa muy llamativos. No es necesario “cargar” la habitación con nada más. Los centros deben ser grandes y “cantones”, de forma que la atención se centre en ellos. Al desviar la atención hasta esas piezas, la sensación es que el comedor está mucho más decorado de lo que en realidad está. Siempre es mejor unos adornos “potentes” en lugares estratégicos que muchos adornos con poca entidad. ¿Entiendes el concepto?

Aquí puedes ver un ejemplo de centros de mesa con gran poder de atracción.

4. Pequeños detalles y un gran conjunto

A veces la imaginación es mucho mejor que una gran billetera. Hay algunos iconos típicos de la Navidad. Juega con ellos y crearás auténticas maravillas con muy poco presupuesto. El rojo siempre es un color que nos ayuda con el efecto festivo. Aunque tu puedes combinarlo con verdes, dorados, platas, etc…. Un simple mantel a cuadros, unos dulces típicos a modo de adorno, y un toque con plantas típicas de la época (muérdago, galcerán, etc…) pueden dar un acabado festivo y desenfadado. Seguro que en la tienda de “todo a cien” o en los “chinos” encuentras muchos de los complementos para hacer realidad esta idea.

Esta es una de mis decoraciones preferidas. Porque además de quedar preciosa con muy poco presupuesto, creo que se adapta muy bien a comidas familiares en las que haya niños.

5. Un poco de originalidad con mucha elegancia

Los adornos de navidad dan mucho juego, y el único límite es la imaginación. Así que puedes innovar o pensar en cosas tan originales como colocar unas alas de ángel a tus sillas. Y rematar la decoración con pequeños árboles de navidad. Sólo un consejos. Si vas a colocar muchos adornos, intenta que sean en colores bastante neutros (platas o blancos) para no recargar demasiado y dispersar la atención. Recuerda que lo que interesa es concentrar la mirada en sitios estratégicos. La mayoría de veces, menos es más.

Me encanta esta idea de poner alas a las sillas. Y lo mejor de todo es que este tipo de complementos están al alcance de todos los bolsillos.

Con estos trucos ya no tienes excusa para que estas fiestas tu casa luzca con todo su esplendor. ¿Te animas?

Dale click a cualquier imagen para leer más ideas sobre decoración

Chiles en nogada: la historia de su creación y receta

Hay diferentes versiones acerca de la aparición de los chiles en nogada en la mesa mexicana, se sabe que data de 1821, año en el cual Agustín de Iturbide firmó el Acta de Independencia de México y de los Tratados de Córdoba. Algunos cuentan que fueron las madres agustinas del Convento de Santa Mónica en Puebla las que al saber que don Agustín estaría en esa ciudad para celebrar su santo, el 28 de agosto, decidieron elaborar un platillo que recordara los colores de la bandera del Ejército Trigarante: verde, blanco y rojo, siendo justamente el mes en el que en ese estado se cosechan las nueces de Castilla y las granadas, se les ocurrió, después de mucho pensar, hacer esta maravilla de platillo.

Tomaron unos chiles poblanos, los asaron, pelaron y los limpiaron muy bien por dentro y a continuación procedieron a rellenarlos con un picadillo rico en ingredientes y sabores a base de carne de cerdo, jitomate, cebolla, ajo, frutas de la estación, nueces, almendras, piñones y diversas especias. Ya sólo faltaba, entonces, preparar la salsa con la que iban a cubrirlos, y qué mejor que hacer una muy original a base de nueces de Castilla frescas. Pusieron manos a la obra y lo primero que hicieron fue pelarlas perfectamente, quitándoles hasta el último pellejito de la delgada piel que las cubre, luego las molieron en el metate con queso fresco y un poco de azúcar; una vez bien remolida, la mezclaron con leche, le añadieron un poco de vino jerez y quedó lista: ni muy espesa ni muy aguada, con el punto perfecto para cubrir los chiles. Ahora sólo faltaba terminar el platillo. Capearon los chiles con huevo batido, los frieron, los acomodaron en sendos platones, los bañaron con la salsa y adornaron con rojos granos de granada y hojas de perejil, para lograr así los colores de la bandera.

fuente: México Desconocido

Receta

INGREDIENTES

Chiles

• 25 chiles poblanos listos para rellenar

Seca el interior de los chiles y rellénelos con el picadillo. Si sientes que el picadillo es muy pesado o los chiles están muy abiertos, ciérralos con un palillo

Picadillo

• 3/4 de taza de aceite de maíz

• 6 dientes de ajo cortados por la mitad

• 1 taza de cebolla finamente picada

• 1 kg de carne de cerdo molida (pasada por el molino una sola vez)

• 2 cucharaditas de sal

• 1 taza de agua

• 3 cucharadas de aceite de maíz

• 1 kg de jitomate licuado y colado

• 1/2 taza de almendras peladas y partidas por mitad

• 3/4 taza de pasitas negras picadas

• 20 aceitunas verdes enjuagadas y cortadas en cuatro

• 2 cucharadas de perejil fresco finamente picado

• 4 clavos de olor

• 1 vara de canela de 3 cm de largo

• 30 granos de pimienta negra

• 1/4 taza de aceite de maíz para freír las frutas

• 4 tazas de manzana panocheras en cubitos

• 4 tazas de peras de San Juan en cubitos

• 4 tazas de duraznos amarillos en cubitos

• 1 cucharada de azúcar

• 2 tazas de aceite para freír los plátanos

• 4 tazas de plátano macho en cubitos

• 1 taza de acitrón en cubitos (1 cuadro de acitrón)

• 100 grs de piñones rosas, pelados

• 2 cucharadas de vinagre blanco

Dale click aquí para ver el procedimiento