Los viejos días de aventura de Laura Zita

Patrioterías 

Los viejos días de aventuras

Laura Zita

Estoy como disco rayado, gritando mi desgracia a los cuatro vientos. Ya pasaron 5 meses y siento que no me puedo reponer. Quisiera en una de esas tantas veces que cuento mi historia, que alguien me diera la solución o que de tanto contarla me sonara como la tragedia de alguien más y yo misma poder tener un consejo que darme, pero todavía no llego a esa parte.

Ayer mismo uno de mis mejores amigos me decía que dejara de quejarme, que si sigo viendo las piedras del camino, no voy a poder oler las flores que crecen a lo largo del sendero. Estoy abriendo mis sentidos para capturar lo bello del paisaje. De verdad que estoy feliz de haber regresado a mi país y no solo por huir de una situación que me estaba matando el alma, sino por estar de nuevo con mi familia y amigos.

Siempre pensé que la gente estaba demasiado apegada a sus raíces y a su pasado. A mí nunca me ha gustado mucho pensar en el pasado, menos aún estar echándole vistazos y retorcerme en la nostalgia y el ayer. Me gusta mucho lo nuevo, la aventura de lo desconocido y la excitación que se siente cuando saltas y no sabes bien que va a haber del otro lado. Ahora con varios madrazos de la vida y con la mala experiencia puedo darme cuenta de que no era del todo bueno saltar sin red, pero aun así creo que es mejor haber hecho lo que quería que arrepentirme de lo no hecho.

2093099339_4989bfd506

Esta sensación de empezar de cero no es nueva para mí, pero esta vez con unos años más y el mismo miedo que da la edad me siento a veces muy temerosa de equivocarme nuevamente. Estoy midiendo con tanto cuidado mis pasos que me siento en la no-acción la mayoría del tiempo. Añoro la seguridad y la estabilidad de la que tanto corrí. Me gustaba tanto la aventura que me arriesgué más de un millón de veces para tener lo que quería sin importar mucho las consecuencias.

Hoy las consecuencias me muerden el trasero y duele. Me gustaba más ser una chica inconsciente que nunca pensaba demasiado y se divertía con todo. Ya no lo soy. Ahora soy una mujer casi madura, que se da cuenta perfectamente que un error no solo me puede dañar a mi sino también a mis hijas.

Quisiera regresarme y escribir de nuevo unas cuantas historias, pero ya no es posible. Lo hecho está hecho y ahora es el momento de escribir un nuevo cuento. Tal vez éste sea menos divertido o emocionante, pero es una oportunidad más que me da la vida para ser yo y tomar todas estas experiencias y volverme la persona que siempre me ha gustado ser.

aaaaaaaaaaaaalibrtadMe gusta mi libertad. Esa la estoy disfrutando mucho, aunque a veces reniegue porque me siento sola, pero hoy soy otra vez mía y puedo hacer lo que yo quiera sin que nadie me grite, ni me menosprecie, ni me haga sentir culpable porque no le hago como él quería o porque no soy suficiente “algo”.

Soy suficiente yo. Con mis defectos y virtudes, con un camino nuevo y viejo a la vez. Contenta de que el sol me ilumine todos los días, emocionada por ver a mis niñas cada mañana con todas las sorpresas que nos depara el día.

Ya no lloro en las mañanas, me emociona mucho ver la carita de mis hijas y tener la dicha de poder visitar a mis hermanas y a mi madre. Ya no quiero casi conectarme en internet, quiero verlo todo y sentir los abrazos de mi gente. Me gusta más el mundo real, aun cuando el virtual tiene su encanto.

francia-mexico1

Me he perdido de mil historias de mis “mexicanas en el extranjero”, pero ya no soy una de ellas aun cuando las entiendo y siento su nostalgia. Sigo sin entender el extrañar.

Muchas veces en “Siempre nublado” me preguntaba si valía la pena estar tan lejos y tan triste. Hoy sé que para mí, no vale la pena. Yo no entiendo el extrañar, ni entiendo porque tengo que sacrificar mi vida por algo que no me hace feliz del todo. Tal vez mi experiencia fue muy mala, pero mis amigas hoy sienten que es mejor estar lejos de México por lo que ganan al lado de sus maridos y seguro también han aprendido a valorar lo que los países que las recibieron, ofrecen.

No todo es malo, escucho muy buenas historias y veo a mucha gente feliz por los logros académicos, profesionales y personales que están teniendo. Siempre se extrañarán las tortillas, los platillos típicos y de repente una jícama con limón y chile.

Extraño mi rutina en “Siempre nublado”, pero poco a poco encuentro mi rutina aquí y le doy a gracias a la vida por estar hoy en un lugar seguro para mí y mis hijas. ¡¡Viva México!!

Nostalgia por Laura Zita

“Patrioterías”

Nostalgia

Por: Laura Zita

Esta semana es el aniversario de la ciudad de Querétaro. Hace 481 años se fundó la hermosa ciudad que da cobijo a mi familia y amigos. Muero de la nostalgia y las ganas de estar allá. Extraño sus calles, su ruido, la gente que vende cosas en las plazas, los colores y los sabores de mi Querétaro.

Hoy las patrioterías me han dado en la nostalgia. Recuerdo tantas cosas de mi pueblo. Es increíble como la memoria no alcanza para guardar todos los olores, colores, sensaciones y sentimientos que te da el lugar que alguna vez llamaste hogar.

Desde la distancia, extraño tanto a mi gente, sus sonrisas, sus voces y quisiera solamente poderlos abrazar y saber que todo estará bien. En los países europeos la gente tiene otra manera de relacionarse. Extraño los abrazos. Extraño las parientes metiches, las amigas que brindan su confianza y su mano para poder ayudarte.

Aun cuando sé bien que estoy viviendo en un país con mayor seguridad, con sistemas educativos y de salud mucho mejor desarrollados y con gobiernos que se preocupan más por su población, es verdaderamente difícil olvidar como son las tardes en Querétaro. Como el sol se oculta dejando un halo de luz naranja, rosa, morado que se va volviendo poco a poco un azul oscuro que termina en noche.

Aun cuando sé que mis hijas crecerán con mayor libertad y que no escucharán balaceras ni estaré preocupada porque las detengan en un retén, sigo pensando también que crecerán en un país individualista donde la gente poco le preocupa lo que le sucede al vecino.

Estoy en esos puntos en la vida en la que quiero todo. Quisiera que mi México fuera más seguro, quisiera que tuviera mejores escuelas, mejores gobernantes, mejores planes de salud, más empleos, mejores pagados, mejores programas de capacitación y bienestar. Tenemos los mejores paisajes, la mejor comida, las más bellas playas, los colores más vivos y los aromas más deliciosos. Solo nos falta una buena cabeza para gobernar. Políticos con buenas intenciones y planes bien pensados.

¡México sigue despierto!

No dejes que la ambición de unos se lleve al país entero al hoyo.

Yo como muchos otros mexicanos que estamos lejos, quisiéramos regresar y poder mostrarle a nuestros hijos como es el México que tanto presumimos, añoramos y tenemos grabado en nuestra memoria.