Lo paseado y lo bailado por Laura Zita

“Patrioterías”

Lo paseado y lo bailado

Por: Laura Zita

Estoy regresando a México, después de casi dos años de luchar contra el frío y los días nublados de Francia. No es de la manera que esperaba, pero aun así me da mucho gusto ver de nuevo a mi familia. Siento una extraña combinación de conocido – desconocido. Es mi tierra, mi país, pero de alguna manera ha cambiado o he cambiado yo.

Me siento hoy un poco como extranjera, las calles se ven igual a como las recordaba, la gente, el clima, pero el aire es diferente. Cuando fui por primera vez a Francia esa fue una de las sensaciones más divertidas, el aire olía tan diferente. Era un aire fresco y perfumado. Hace apenas unos días cuando llegué al aeropuerto de la ciudad de México, mi primer instinto fue aspirar el aire. Gran error, es una de las ciudades más contaminadas del mundo y no fue exactamente la sensación que estaba buscando.

Llegando a Querétaro, todo cambió. Con solo ver la cara de mi mamá, de mi hermana y de mis sobrinos sentí la paz que da la familia.

Me está costando un poco de trabajo organizar mis ideas. Todo fue tan repentino, tan brutal. No esperaba regresar hasta diciembre para pasar la navidad con la familia. Hoy tengo que recomenzar a construir mi vida aquí. Tengo que estar serena y centrada para darles confianza a mis hijas y para no pensar en la pérdida.

Hace dos años, cuando decidí junto con mi pareja empezar una nueva vida juntos en Francia. La ilusión hacía que mis pies flotaran. Nada parecía demasiado difícil si estaba tomada de su mano. La realidad fue otra, muy diferente. La expatriación tiene un costo: el duelo de sentir que no formas parte del ambiente, que todo lo que te era conocido y familiar no existe más, que tus relaciones más cercanas están tan lejos que no puedes contar con ellas como lo hacías en tu país natal.

Yo deseaba intensamente un cambio. Estaba cansada de hacer lo mismo, de escuchar que mi curiosidad natural me pedía que abriera mis alas y me aventurara fuera de mi capullo. Nunca pensé que este capullo, justamente, era el que me tenía protegida. Mis hermanas, mi madre, mis amigos eran esa red de seguridad que me hacía pensar que podía lograrlo todo. Fuera de México, junto con las costumbres, el idioma diferente y el clima también existen otros valores que no siempre son compatibles con los que me inculcaron en casa.

En este nuevo país, aprendí a conocerme más, a enfrentar mis miedos y muchas veces dejarme sucumbir por ellos.

Es mucho más sencillo en teoría. La aventura puede ser tanto buena como mala y no siempre las historias tienen un final feliz. Me siento muy orgullosa de haber logrado varios de mis sueños: tener un nuevo bebé, vivir en el extranjero y encontrar el amor. No todo salió bien, las expectativas eran muy altas, supongo. Pero hoy sé que por más glamoroso que parezca la aventura de vivir en otro lugar del mundo, también requiere mucho valor, fuerza y un toque de locura.

Lo paseado y lo bailado, ¿quién me lo va a quitar? Nadie. Sin embargo, también traigo algunas heridas que van a tardar en sanar y también me han marcado de por vida.

Aún no sé bien cual va a ser el final de esta historia, que es digna de un libro y que espero algún día poder escribir. Una de las mejores experiencias fue y es el haber conocido a muchas otras mujeres mexicanas que valientemente se enfrentan día con día a la adaptación en un nuevo país que no siempre recibe a los extranjeros con los brazos abiertos. El presente se ve un poco oscuro, pero el futuro nuevamente está en mis manos y las manos pequeñas de mis niñas que me agarran con fuerza y me recuerdan que vale la pena, siempre vale la pena luchar por estar bien, feliz y en paz.

Consejos súper prácticos para administrar su dinero

¿Alguna vez ha comenzado el día con $20 y, al final del día, no sabe en que los gastó? Si ese es el caso, usted podría querer desarrollar un presupuesto.

  • Un presupuesto es una herramienta para ayudarle a entender en qué gasta su dinero.
  • Si usted posee un negocio, el saber elaborar un presupuesto le ayudará a entender cómo ingresa y sale el flujo de dinero.

Hay tres pasos para crear un presupuesto:

  1. Identifique su Ingreso Neto Mensual. 
  2. Identifique el dinero que ingresa a su hogar después de haber realizado todas las deducciones, como impuestos, Seguro Social, etc.
  3. Identifique sus Gastos Mensuales
    Sus gastos son todas las cosas en las que usted gasta el dinero. Asegúrese de incluir los gastos como la renta y las facturas telefónicas, así como gastos que se presentan periódicamente como el seguro del automóvil y las facturas médicas.
  4. Reste sus Gastos Mensuales de su Ingreso
    Si le queda dinero puede decidir cómo gastarlo o ahorrarlo. Si sus gastos son mayores que su ingreso, usted y su familia tienen que decidir qué gastos pueden reducirse o decidir cómo obtener más ingresos.

Haga clic aquí para ver una Muestra de la hoja de Trabajo de Presupuesto (Requiere Adobe Acrobat Reader).

  • A medida que revisa su presupuesto y su patrimonio neto, es posible que decida ahorrar más dinero.
  • Ahorrar a veces parece difícil, pero puede hacerse si se tiene un plan. Muchas personas no tienen un plan de ahorro formal, y sin uno, las posibilidades de ahorrar suficiente dinero para cumplir las metas financieras a largo plazo o lograr la seguridad financiera son muy pocas.
  • En lugar de esperar hasta que tenga dinero “extra” para ahorrar, cree un plan de ahorro. El tener un presupuesto le ayudará a generar el dinero para ahorrar.
  • Al fijarse metas de gastos, la mayoría de las personas descubren que pueden ahorrar regularmente más de lo que creen.

Al principio, la cantidad que se ahorra es menos importante que el hecho de ahorrar regularmente. 

  • Si la cantidad que decide ahorrar cada semana o cada mes es vista como una obligación, como un pago de una deuda, la idea de “pagarse primero” puede volverse un compromiso serio.
  • Empiece con una cantidad que esté seguro que puede ahorrar, para que desarrolle un sentido del logro en lugar de la frustración.

CONSEJOS PARA AHORRAR

  • Diferencie entre antojos y necesidades. Las necesidades son artículos que son necesarios para su sostenimiento tales como un techo, alimentos, ropa, y transporte. Los antojos son cosas que lo hacen destacar, o que posiblemente mejoran nuestra vida familiar. Los zapatos son una necesidad, pero zapatos nuevos todos los meses son un antojo.
  • Fíjese metas de ahorros realistas, alcanzables. Los expertos sugieren que ahorre un 10 por ciento de sus ingresos. Es una buena meta, pero no se rinda si no es capaz de ahorrar tanto. Establecer el hábito del ahorro y ahorrar de manera consistente es mejor que ahorrar una suma grande sólo una vez. Empiece con una cantidad que usted sabe que puede ahorrar de manera consistente.
  • Establezca una cuenta de ahorros separada usando el depósito automático. Si mezcla sus ahorros con su cuenta corriente regular, con seguridad sacará dinero de sus ahorros y nunca volverá a reponerlos. Si es posible, haga que su empleador o el empleador de su cónyuge deduzca una cantidad fija de su sueldo en cada período de pago y deposítelo automáticamente en su cuenta de ahorros.
  • Reduzca la dependencia en la deuda. Disminuir la deuda es una manera eficaz de liberar más dinero para ahorrar. Cuando usted disminuya la dependencia en la deuda, probablemente comenzará a comprar menos, y su deuda total empezará a hacerse más pequeña.
  • Ponga por escrito sus metas de ahorro. Esto puede tener un poderoso impacto en cambiar su conducta. Hace que sus metas sean más reales y concretas. Apunte sus METAS a corto, mediano y largo plazo, junto con la cantidad de tiempo que tiene proyectado para lograrlas. Asegúrese que las metas sean realizables y realistas, y revíselas con regularidad.
  • Desarrolle un presupuesto que incluya ahorros. Incluya ahorros mensuales en su presupuesto. Si no presupuesta sus ahorros, probablemente no ahorrará. Establezca ahorros para emergencias así como para metas a corto y largo plazo.