Super vitaminas para tu cabello y uñas

logo75

Este post fue originalmente publicado en Qué Busca

Por Laura Zita

El cabello y las uñas no sólo son un símbolo de belleza sino también nos pueden indicar que llevamos una alimentación poco balanceada. Para poder tener un cabello hermoso y unas uñas sanas debemos contar con las vitaminas necesarias. Además, el pelo y las uñas son muy sensibles a los cambios ya que sus células se están renovando continuamente. Si notas que tu cabello se quiebra fácilmente o crece muy lentamente es porque te hace falta consumir alimentos adecuados. Lo mismo pasa con las uñas que se rompen, están quebradizas o tienen manchas blancas.

Ahora bien, las vitaminas las obtenemos de los alimentos, pero ¿cuáles son los mejores alimentos para mejorar la calidad de nuestras uñas y cabello? En este artículo, vamos a identificar los mejores alimentos para lograr tener un cabello brillante y sedoso, y unas uñas sanas y sin manchas, pero no sólo por falta de vitaminas tenemos problemas en las uñas o en el cabello, también el estrés puede ser causante de la falta de brillo o fuerza. Ésta es una lista de las vitaminas que requieres para embellecer tu cabello y uñas, y en donde las puedes encontrar:

Proteínas de alta calidad

Éstas se encuentran en los productos de origen animal, como son la carne de res, pescado, pollo y cerdo, así como también los productos derivados de la leche: yogurt, mantequilla y queso. Los huevos también son fuentes de proteína que ayudan a tener un cabello espectacular. Sin olvidar a las legumbres las cuales contienen una gran cantidad de proteína que puedes consumir si no eres muy afecto a comer carne. Entre ellas se encuentran: la alfalfa, el chícharo, los frijoles, las habas, los ejotes, las lentejas y la soya.

Vitamina A

shutterstock_169535441-500x375Ayuda a la renovación celular, la fertilidad y el adecuado desarrollo. Y la puedes encontrar tanto en el reino animal, en el hígado, ya sea de ternera, aves o pescados. También existe en menor concentración en el huevo y en la mantequilla.

Los vegetales que tienen más vitamina A son la zanahoria, el brócoli, la calabaza y las espinacas, así como también hay en algunas frutas, tales como el melón, el albaricoque y la papaya.

Vitamina B

Ésta se puede considerar como una súper vitamina debido a todos los beneficios que aporta al organismo. Ayuda a renovar las células que componen a las arterias, la piel y los cartílagos. También es uno de los principales antioxidantes que ayudan a la disminución de riesgo de cáncer. Incluso puede disminuir la presión arterial, ya que dilata los vasos sanguíneos y mejora la absorción del hierro. ¿Dónde puedes encontrar esta súper vitamina?: En el chile, los pimientos rojos y amarillos, col verde, coliflor, brócoli, especias como el perejil y el tomillo.

Vitamina C

fresasContrario a lo que se cree, la naranja no es la que tiene más de esta vitamina. La fresa es el reina de la vitamina C, seguida por la guayaba, los kiwis, las papayas, y las mandarinas. La vitamina C fomenta la circulación sanguínea al cuero cabelludo y los folículos, que pueden acelerar el crecimiento del pelo.

Vitamina E

Ayuda a incrementar la cantidad de oxígeno que entra a las células del cuerpo y puede ser encontrada en frutos secos, tales como nueces, almendras, cacahuates y pistaches, así como también en aceites vegetales de maíz, de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya.

Vitamina H o biotina:

Promueve el crecimiento del pelo y las uñas, y lo puedes consumir en la avena, el arroz integral y las semillas de girasol.

Y por último, no olvides tomar agua, ya que nuestro organismo completo la necesita no sólo para hidratarse sino también para poder aprovechar los alimentos y deshacerse de lo que no necesita.

Se acerca el invierno, cuida tu piel

Factor de protección en verano, hidratación intensa y sombrilla, pero cuando llega el invierno ni te acuerdas de la delicada capa que cubre tu cuerpo. Se acerca el frío; rescata para tu piel la crema de la bolsa de la playa y ojo a las manos y a la cara; se llevan la peor parte. Si haces deporte al aire libre: cuidado extremo.

Mariola agujetas / EFE SALUD

Aunque no la luzcamos tanto en estas fechas nuestra piel pide a gritos un poco de atención. En invierno, la piel de las zonas expuestas de nuestro cuerpo sufre mucho, a veces tanto como en pleno mes de agosto. El frío también deshidrata.

Con más derechos que nadie, la cara y las manos, son las primeras de la lista en demandar nuestros cuidados. El frío y la sequedad se ceban con ellas pero caemos, frecuentemente, en el error de relajarnos ante la ausencia de sol.

La dermatóloga Bibiana Pérez García del madrileño Hospital Ramón y Cajal nos da las claves:

Crema con factor de protección 20. Nos ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas. “Una persona sin patologías ni alteraciones de la pigmentación, ni enfermedades fotosensibles, debe llevar una crema hidratante con factor con protección. Para pieles más delicadas hay cremas con efecto barrera, gracias a una base siliconada, que te protegen más de las agresiones externas”.

Incorporar una crema con factor de protección al maquillaje diario. No es aconsejable el exceso de cosméticos, puede aparecer demasiada grasa en la piel y da lugar a intolerancias. “Hay factores de protección que vienen formulados con vitamina E, antievejecimiento, incluso con color; las podemos utilizar como hidratante y con eso es suficiente”.

Agua tibia y toalla a conciencia. Las temperaturas extremas resecan la piel. Si el frío te tienta a poner el grifo a tope en el color rojo tu piel se resiente. “La higiene diaria que sea con productos suaves que no sean agresivos y con agua tibia, ni muy fría ni muy caliente. Es fundamental secarnos bien para evitar la aparición de grietas”.

Protección física. Es decir, ropa de abrigo. “Evitar los cambios bruscos de temperaturas y utilizar protección especialmente en las manos, guantes. La piel de las manos es muy delicada y nos las lavamos mucho”.

Productos cosmecéuticos. Son productos orales con antioxidantes. “Disminuyen el daño celular a base de antioxidantes como la vitamina E o la vitamina C. Para saber cuáles debemos consumir, siempre debes fiarte del consejo de tu dermatólogo”.

Protección labial. Crema protectora labial y evitar la humedad. “Sufren mucho con el frío, tienden a agrietarse y tendemos a chuparnos los labios; cuando esto ocurre se agrava el problema” .

Agua y vitaminas. Hidratarse por dentro y lucirlo por fuera. “Beber mucha agua y tomar, dentro de nuestra dieta, alimentos ricos en vitaminas, como frutas y verduras. Llevan muchos antioxidantes naturales”.

Dale click a la imagen para leer el artículo completo