Publicado en Cultura y arte, Literatura

Instrucciones para volverse loca por Kirahl Nayyar

Instrucciones para volverse loca

por Kirahl Nayyar

Todos hemos observado, en alguna ocasión, a personas que hablan solas, que caminan sin rumbo, inmersas en algo que llaman “locura”, palabra que ni siquiera cuenta con una deficinición exacta. Ensimismadas y ausentes, en apariencia lucen tristes o extremadamente felices. Algunas, iracundas y otras, dentro de una profunda paz. Haciendo movimientos lentos o rápidos, casi siempre carentes de coordinación. A veces bailando, con ritmos provenientes de sonidos que existen en su cabeza, o dialogando con voces que habitan sólo en ese mismo lugar, su mente.

735083_275883875874675_1742418577_n

Pero de esta misma forma, sólo que en menor frecuencia e intensidad, los seres humanos sensatos, es decir, que no padecen “locura”, suelen sostener diálogos con su mente, interrogando, afirmando, juzgando, negando. Y permanecen ausentes del presente, aunque parezca lo contrario.

No sólo parecen tistes, sino que pueden llegar a atentar contra su vida cuando esa ausencia del ahora los lleva a una fuerte sensación de desasosiego, a lo cual algunos llaman “depresión”.

Se mueven llenos de nerviosismo, y muchas veces emiten sonidos extraños al dormir, o hablan a gritos.

A  veces se agreden entre ellos, física, emocional o verbalmente. Pero como ya dijimos, esto es estar “sano”, cuerdo, sin locura.

¿Qué es volverse loco entonces?, ¿qué tan fácil es volverse loco?, basándonos en lo que, para la medicina y sociedad significa ese estado mental.

Bien, para empezar, debemos aprender a percibir todo lo que está más allá del plano físico, en la medida que nos sea posible, es decir, más allá de lo visible, de lo palpable; más allá de los sentidos. Recordemos que los sentidos mienten, y que lo que para una mano tiene límite y forma, en realidad, en el nivel cuántico no existe. Sólo átomos, flotando, en algo inmenso.

Una vez conscientes de ello, escuchemos los sonidos más difíciles de oír, por ejemplo, el ruido de los zapatos de una persona que golpea el piso al caminar a varios metros, o mejor aún, el sonido que se emite al exharlar el aliento. Continuando así hasta llegar a se capaces de escuchar claramente, a las voces que habitan a nuestro alrededor, no sólo la voz de nuestra mente, sino la voz de seres de otras dimensiones, que nos observan. Escuchemos su voz. Siempre tienen algo que decirnos. Ellos siempre nos escuchan, siempre nos miran. Para desarrollar esta capacidad, la de observar más allá de lo que nuestra mirada limitada puede apreciar, cerremos los ojos unos minutos, con quince o veinte bastará, repitiendo este ejercicio dos o tres veces al día. Imaginemos un mundo donde nada es imposible, con un paisaje elegido por nosotros, donde todo color, aroma, sabor, sea al gusto propio. Constuyendo nuestro mundo, perfeccionándolo a diario.

Al llevar a cabo estos ejercicios a diario, en unas cuantas semanas, dependiendo de nuestra constancia, podemos tener listo nuestro “mundo”.

No olvidemos que es importante también, desinhibirnos por completo, evadiendo toda esclavitud, física y mental, liberándonos de estigmas, prejuicios, tabús, reglas. Olvidando nuestra raza, clase social y toda etiqueta.

La soledad es básica para el proceso, ya que la interacción con las demás personas de este mundo “sensato” puede interrumpir y deshacer nuestro viaje hacia nosotros mismos, o bien, distraernos para hacer que volvamos a lo que ellos llaman “realidad” o “cordura”, bastante plana y aburrida, por cierto.

Debemos ser firmes, ya que ellos insistirán para que retrocedamos lo avanzado.

Por último, practiquemos el charlar con todo lo que nos rodea exterior e interiormente, es decir, una silla, un papel, un árbol, un perro, una piedra, la felicidad, la tristeza, la soledad, el amor, el desamor. Con todo, excepto con los “sensatos”.

¿Quién dijo que sólo con voz o letras se puede dialogar?. ¿Qué hay de la mirada? ¿de los pies y rodillas? ¿acaso no se puede hablar con los hombros?.

Siempre aprenderemos algo sabio de esas voces silenciosas.

Haciendo todo esto, como se indica, dejaremos de pertenecer al insípido mundo de la “realidad”. Seremos capaces de percibir más allá de los sentidos y de controlar quizá, algún día, ese monstruo que requiere ser amaestrado urgentemente, que es nuestra mente. Entonces seremos uno con el todo, tal vez.

Aprenderemos a conocernos, en nuestro mundo.

  Zahra.

( “Mundo con derecho de admisión”. Cap. I )

Publicado en Cultura y arte, Curiosidades, Días festivos

El “¿sabías que…?” de los Tres Reyes Magos

www.3reyesmagos.com.mx

reyesmagosportadacopiar1

¿Sabías que…

Los tres Reyes que llegaron a darle la bienvenida a Jesús, el Salvador, eran tres sacerdotes persas de los más sabios.

Representaban a las razas básicas en aquel entonces: uno era rubio, el otro moreno semita y el tercero negro.

Llevaban como ofrendas: el oro que simbolizaba la majestad, la mirra y el incienso, que eran resinas consideradas como bálsamo. representaban regalos de honor y amor hacia el recién nacido. La estrella de Belén los guió hasta el lugar en que nació Jesucristo.

¿Sabías que…

La Fiesta de Reyes se celebra el 6 de enero, se denomina Epifanía, y significa la manifestación de la divinidad de Cristo a los gentiles, es decir, a todos los pueblos de la antigüedad que siguieron al cristianismo.

¿Sabías que…

Los restos de los Reyes Magos estuvieron durante trescientos años en Constantinopla, en lo que antes era Bizancio y ahora Estambul, en Turquía. Luego fueron trasladados a Milán hasta 1162, en que el emperador Barbarroja saqueó Milán y entregó los restos de los Reyes Magos al arzobispo Reinaldo de Dassel, quien decidió que dichos restos fueran trasladados a Colonia, Alemania.

Los restos de los tres Reyes Magos descansan en un cofre de oro y plata que pesa unos 350 kg, y se halla en una capilla que hizo construir a tal efecto el emperador Carlomagno en Colonia, Alemania.

¿Sabías que…

Cuentan ciertas historias que entre los años 675 y 735, un monje, llamado San Beda, el Venerable, mencionó por primera vez los nombres de los tres Reyes Magos y dio la descripción de ellos.

San Beda fue un monje benedictino e historiador inglés que vivió entre 673 y 735.

¿Sabías que…

Hace dos milenios, se llamaba Reyes Magos a los filósofos y los consejeros reales, estudiosos de la astronomía y la astrología.

No se sabía con certeza cuántos eran los Reyes Magos, hasta que el Papa San León, en el Siglo V, estableció que eran tres.

reyes-magos1¿Sabías que…

La costumbre de poner los zapatos la víspera de la noche de Reyes se inició en Holanda.

En algunos países, los niños colocan medias en lugar de zapatos.

¿Sabías que…

Baltasar era de piel oscura y con barba, probablemente de origen árabe. Le regaló a Jesús mirra, que es un perfume oriental usado en las sepulturas, y que según algunas creencias, podría ser una predicción de la muerte de Jesús.

Melchor era más anciano y tenía cabellos canosos y barba blanca. Obsequió el oro a Jesús. Este oro predecía el reconocimiento de Jesús como Rey.

El más joven de los Reyes Magos era Gaspar, tenía tez cobriza. Portó una ofrenda de incienso a Jesús en Belén. El incienso que aromatiza las iglesias proviene de Arabia y Abisinia. Le dan a este presente el símbolo de reconocer en Jesús a un sacerdote.

Eran transportados por camellos, porque atravesaban el desierto, y se usaba este animal para carga y para transportarse, debido a su resistencia a las zonas con falta de agua.

¿Sabías que…

En la Biblia se profetizaba, en el Salmo 72 del Antiguo Testamento, que unos reyes provenientes de Tharsis y de Saba (de Arabia del Sur) serían los primeros en reverenciar al enviado del Señor.

Publicado en Bienestar, Manualidades, Moda, Salud, moda y belleza

7 claves para organizar tu armario

Camisas, jerséis, pantalones, trajes, zapatos…Todos tienen su sitio en el armario.

Se trata de distribuir el espacio y aprovecharlo al máximo. Te aconsejamos como ordenar un armario.

1- Acceso fácil

Lo primero es dividir las prendas según el uso que les des. Por ejemplo, puedes separarlas en tres grupos: ropa para el trabajo, prendas para ocasiones especiales y vestimenta que sueles utilizar en tu tiempo de ocio. Dedica una zona del armario para cada una de ellas, procurando que la más accesible contenga la ropa que más usas (generalmente serán las prendas para la oficina). Después, dentro de cada bloque, ordena la vestimenta por categorías: los pantalones juntos, las faldas en un mismo sitio… Así, tu armario estará siempre en orden y te facilitará mucho las cosas por las mañanas.

2- Complementos

Objetos pequeños, como cinturones y corbatas, suelen suponer un quebradero de cabeza a la hora de ubicarlos en el armario. Pero si quieres que no ocupen mucho espacio, utiliza una percha con colgadores. Se fabrican para colocar corbatas y cinturones, de forma que queden perfectamente expuestos para escoger sin desordenar. Además, en estas perchas ocupan menos espacio que en los cajones.

3- Pantalones

Procura colgarlos en perchas a no ser que se trate de vaqueros u otros pantalones de sport. Los que tengan pinzas o se arruguen mucho se mantendrán como nuevos si los sujetas por la parte inferior. Si además los agrupas por colores, te será mucho más sencillo localizar los que quieres rápidamente.

4-Camisas y trajes

Si puedes colgar las camisas en perchas individuales, estarán siempre impecables. Pero si el espacio del armario es reducido, aprovecha las que utilices para los pantalones. Si además procuras que estas prendas y los pantalones de la misma percha sean del mismo color, o que sus tonos combinen juntos, te ahorrarás tiempo buscando qué ponerte. En cuanto a los trajes, ponlos todos juntos en la misma parte del armario. Si conservas la percha en la que estaba colgado cuando lo compraste, mejor. Las hombreras pierden su forma en soportes inadecuados.

5-Zapatos

Encontrar sitio para ellos y no desorganizar todo cada vez que busques un par es complicado. Si tienes espacio, una solución es meterlos en cajas con el frontal de plástico transparente para que no tengas que abrir todas a diario. Puedes encontrarlas en tiendas para el hogar o fabricarlas tú misma.

Dale click a la imagen para leer el artículo completo